¿Quiere recibir Revista Médica en su correo de forma gratuita?
10/05/2015 n236
Cristina Alcalá

Una filial de OHL se ha hecho con los terrenos situados en el Paseo de la Castellana de Madrid, junto a las Cuatro Torres, donde muy pronto construirá un quinto rascacielos que albergará en su interior un complejo sanitario. Se trata de un ambicioso proyecto al que de inmediato le han salido no pocos pretendientes, tanto nacionales como internacionales, para gestionar sus servicios: Mount Sinai, Clínica Mayo, Idcsalud, Vithas y HM Hospitales son algunas de las ‘novias’ para el hospital que construirá el grupo que dirige Villar Mir.
El anuncio de la construcción de una Quinta Torre en el Paseo de la Castellana, de Madrid, por parte del Grupo Villar Mir ha despertado el interés de las principales multinacionales sanitarias, tanto españolas como internacionales, ya que en su interior albergará un complejo hospitalario, entre otros servicios.

Hace unos días, era la propia alcaldesa de Madrid, Ana Botella, la que explicaba las características de esta adjudicación y desvelaba de forma oficial el nuevo propietario del ‘hoyo’ situado cerca de las Cuatro Torres: una filial de la constructora OHL, la entidad que preside y controla Juan Miguel Villar Mir.

Para hacerse con el proyecto, Promociones y Propiedades Inmobiliarias Espacio dobló el precio de salida marcado por el consistorio municipal (establecido en 1,9 millones de euros) y puso sobre la mesa un canon anual de 4 millones de euros durante 75 años. Es decir, 300 millones de euros para un solar de 70.000 metros cuadrados para edificar, a lo que hay que sumar el precio de la inversión para ejecutar las obras, fijada en unos 134 millones de euros, por lo que el monto total para sacar adelante esta obra faraónica que asciende a unos 434 millones de euros. Una importante cantidad de dinero con la que Villar Mir pretende hacer el “mejor hospital de Europa y del mundo”, según sus propias palabras. 

Una vez que la oferta obtuvo el ‘sí’ del Ayuntamiento, los principales grupos hospitalarios estarían adelantando posiciones para hacerse con su gestión sanitaria. Muchas ‘novias’ para un único proyecto del que no quieren descartarse hasta ver los movimientos de la competencia, a pesar de conocer muy pocos detalles del mismo. 

Mount Sinai, la ‘preferida’ de Villar Mir
Kenneth L. Davis, director ejecutivo del Mount Sinai
El nombre que suena con más fuerza en las negociaciones es Mount Sinai, un prestigioso grupo norteamericano que tendría la intención de ubicar su delegación española en la Quinta Torre. Según fuentes del sector sanitario consultadas por ‘Revista Médica’, Villar Mir estaría barajando la posibilidad de negociar primero con un socio extranjero de gran capacidad, para que fijara una de sus “franquicias” en la nueva edificación. “El perfil que más encajaría para la explotación hospitalaria de la torre sería alguna compañía norteamericana”, declaran las mismas fuentes, que reciben con los brazos abiertos esta posibilidad por lo que ello implicaría para la sanidad privada española. “Si Mount Sinai decide venir aquí es porque ven que nuestro sistema es de referencia”. 

Empresas chinas, interesadas
Para acometer un proyecto de esta envergadura, el Grupo Villar Mir ha contratado los servicios de asesoría del ex director general de Hospitales de la Comunidad de Madrid, Antonio Burgueño, quien asegura haberse dado de baja de su pensión de jubilación en la Seguridad Social ex profeso para acometer su nueva tarea.

Antonio Burgueño.
De acuerdo con Burgueño, quien ha atendido a Revista Médica, “varias empresas y organizaciones hospitalarias están interesadas en entrar en España por esta vía, entre ellas algunas americanas y chinas, de las que conocemos sus fortalezas y debilidades”.

Pero en este momento, el Ayuntamiento y la empresa de Villar Mir, pese a haberse cerrado en firme la adjudicación del proyecto, todavía deben perfilar “algunas premisas” que, según ha precisado, quedarán resueltas a finales de este mes.

“Hasta entonces no se sabrá con quién trabaja en su proyecto el grupo Villar Mir, ni tampoco de qué forma”, aunque todo apunta a que se trate de un centro sanitario de capital cien por cien privado, para lo que el propio Burgueño no duda de su competencia asesora: “No me he limitado en mi trayectoria a trabajar con el modelo Alzira [fórmula de concesión administrativa por la que se asigna a una empresa la gestión de un centro de titularidad pública], pues he gestionado más de cinco clínicas privadas en su totalidad y también he comprado clínicas a otras empresas cuando trabajaba para una aseguradora”.

“Este mes, una vez se cumpla la premisa legal pendiente, se sabrá qué piensa el grupo y si mis ideas sobre hospitalizaciones privadas pueden servirle”, ratifica. / JAVIER BARBADO

Clínica Mayo también quiere su hueco
John H. Noseworthy, presidente de la Clínica Mayo
Otra compañía extranjera que también estaría dentro de las quinielas es Clínica Mayo, un complejo estadounidense que tampoco cuenta con presencia activa en España y que, al igual que Mount Sinai, estaría buscando hacerse un hueco en la sanidad del país. Sus más de 120 años de vida, su amplia cartera de servicios, con tecnología de última generación y un personal sanitario experimentado serían elementos que Villar Mir tendría en cuenta para dejar la gestión sanitaria de su nuevo edificio en la entidad que preside John H. Noseworthy.


Idcsalud, la ‘pretendienta’ española
con más posibilidades
No obstante, los grupos hospitalarios españoles no estarían haciendo oídos sordos a estos movimientos y no se descartarían como opciones factibles dentro de las negociaciones una vez conozcan las condiciones del negocio, tal y como confiesan fuentes de estas compañías a 'Revista Médica'.

Idcsalud sería la compañía sanitaria nacional que más posibilidades tendría en estos acuerdos, ya que actualmente se encuentra en plena política expansiva. A finales del año pasado, la entidad que preside Víctor Madera realizó dos movimientos estratégicos que bien le valieron una importante parte del ‘pastel’ sanitario español: la fusión con el Grupo Hospitalario Quirón en noviembre y la compra del Grupo Ruber (propietario de la Clínica Ruber y del Hospital Ruber Internacional) a finales de diciembre.

Víctor Madera, presidente de Idcsalud
El resultado de esta fusión se traduce en un macrogrupo de más de 40 hospitales repartidos por toda España (de los cuales, 6 son universitarios), más de 30 centros sanitarios, 6 centros residenciales, y un instituto de investigación acreditado por el Instituto de Salud Carlos III. Una oferta sanitaria que alcanza las 6.200 camas, los 17.000 empleados más otros 8.000 colaboradores médicos, que realizan al año, conjuntamente, en torno a 5 millones de consultas, 1,5 millones de urgencias, 1,2 millones de estancias hospitalarias, 220.000 resonancias magnéticas y más de 100.000 tratamientos oncológicos, entre otros servicios. 

A esto hay que sumar que, a principios de 2015, la compañía que encabeza Madera ha salido a la caza de las entidades aseguradoras y ha absorbido, en los últimos tres meses, cuatro mutuas: Fremap, MC Mutual, Mutua Universal y  Sociedad de Prevención de Fraternidad Muprespa. Todo ello con el añadido de que CVC Partners, la sociedad inversora de Idcsalud, estaría estudiando la posibilidad de venderla o sacarla a Bolsa por 5.000 millones de euros, una cantidad 12 veces superior al Ebitda de la empresa.

Sin embargo, las miras de la entidad de Madera estarían puestas fuera de España, concretamente, en los mercados de América Latina y Oriente Medio, zonas en las que la compañía estaría evaluando sus posibilidades. De hecho, su primer foco estaría en los Emiratos Árabes, donde la demanda sanitaria privada es un importante filón, por lo que su descarte para la Quinta Torre tendría una justificación detrás.


La política expansiva de Vithas
Vithas, por su parte, sería otro grupo hospitalario privado que también estaría interesado en participar de la gestión sanitaria de esta Quinta Torre. Poco se sabe de las intenciones del grupo de Jorge Gallardo, pero, al igual que Idcsalud, se encuentra en plena burbuja expansiva, donde compiten por adueñarse de la mayor cantidad posible del espectro sanitario privado del país.

Jorge Gallardo, presidente de Vithas
Desde su nacimiento a finales de 2012, la entidad catalana no ha perdido el tiempo y ha dejado su marca en varios puntos del territorio nacional, y ha sido especialmente en 2014 cuando ha concentrado todas sus compras. Ese año, Vithas adquirió el Grupo Xanit, uno de los activos más importantes de la Costa del Sol con el Hospital de Benalmádena y el centro oncológico Xanit Limonar, así como el Hospital Internacional Medimar, en Alicante, y comenzó la construcción del Hospital Nuestra Señora de la Salud, en Granada. También cuenta con otros centros en Vigo, Pontevedra, Almería, Álava, Las Palmas de Gran Canaria, Lérida y Santa Cruz de Tenerife.

En la capital, Gallardo solo posee un centro, el Vithas Nuestra Señora de América, al que ha destinado más de 7,7 millones de euros y aún no ha terminado de remodelarlo, por lo que su posición en la Quinta Torre podría perder opciones con esta inversión anterior.  


HM Hospitales no descarta nada HM Hospitales sería la quinta opción que Villar Mir estaría barajando en la adjudicación de su centro sanitario. Históricamente, la compañía de la familia Abarca solo ha operado en la Comunidad de Madrid, donde cuenta con hasta seis complejos hospitalarios (HM Madrid, HM Montepríncipe, HM Torrelodones, HM Sanchinarro, HM Nuevo Belén y HM Puerta del Sur), así como varios centros integrales (Oncológico HM Ciocc, Enfermedades Cardiovasculares HM CIEC y de Neurociencias HM Cinac) y otros policlínicos.

Juan Abarca, director general de HM Hospitales
Pero, desde hace ya más de un año, la entidad que dirige Juan Abarca se marcó un proyecto a nivel nacional, cuyo primer paso fue adquirir el Grupo Hospitalario Modelo, una compañía gallega, y sus centros HM Modelo y HM Belén. Una política expansiva que le convierte en una atractiva opción para OHL. El único pero es, en todo caso, la proximidad de la nueva Quinta Torre al centro que HM Hospitales posee en Sanchinarro.


Una segunda oportunidad para el agujero de la Castellana
Sea quien sea el que finalmente se haga con la gestión del nuevo hospital madrileño, la idea de ampliar la oferta sanitaria privada del país es una buena noticia, tal y como confirman fuentes del sector a este medio. Y más teniendo en cuenta que es la segunda oportunidad que se le da a este espacio.

De hecho, el nuevo edificio situado junto a las torres Espacio, Cristal, Sacyr y Caja Madrid iba a albergar el proyecto del Centro Internacional de Convenciones El Sol, pero esta idea se la llevó la crisis económica por delante. En 2010, el Ayuntamiento de Madrid paró la iniciativa, una vez comenzados los trabajos de construcción, por la falta de fondos y no ha sido hasta 2015 cuando ha buscado un plan alternativo. Esta edificación contará también con una zona de usos recreativos y comerciales, con diferentes superficies destinadas a usos compatibles como dependencias de sociedades científicas, área de docencia, centros de salud y bienestar, consultas de homeopatía, alimentación y restaurantes, así como zonas ajardinadas y terrazas.

La entrada de un nuevo actor al sistema privado refuerza la presencia española en el panorama europeo y mundial, que actualmente está emergiendo con clusters como el de Spaincares, que potencia el turismo de salud en todo el territorio.