¿Quiere recibir Revista Médica en su correo de forma gratuita?
24/01/2016 n273

Cristina Alcalá

A la sanidad privada el mercado nacional se le ha quedado pequeño. Consolidado como un importante actor dentro de panorama económico español, el sector se encuentra ahora en plena fase de expansión internacional que tiene a Latinoamérica y Emiratos Árabes como focos principales. Sanitas es el último ejemplo de una tendencia a la que también han sucumbido Quironsalud o Ribera Salud, entre otros. Al margen de las diferencias propias de cada caso, todos guardan un elemento común: la apuesta por un modelo de negocio basado en la calidad asistencial y la innovación tecnológica.

El último ejemplo de ‘expansión sanitaria’ en las últimas semanas lo ha protagonizado Sanitas, que ha conseguido hacerse con casi la totalidad de las acciones de Bupa Chile tras lanzar una Oferta Pública de Adquisiciones (OPA) completada con éxito. Como si de una partida de ajedrez se tratase, Sanitas ha movido todas sus fichas de forma estratégica en los últimos meses para hacer un ‘jaque mate sanitario’ en su filial del país andino.

Iñaki Ereño, consejero delegado de Sanitas

El objetivo de esta operación no es otro que “desarrollar un proyecto de salud a largo plazo, donde pongamos toda nuestra experiencia internacional para ofrecer la mejor calidad asistencial a los chilenos”, tal y como explicaba su consejero delegado, Iñaki Ereño, al hacerse público el acuerdo.

Los movimientos empezaron en los primeros días del pasado mes de diciembre, cuando la compañía dio dos pasos comerciales clave para abrirse hueco en Bupa Chile. El primero tuvo lugar el 4 de diciembre, momento en que la Sociedad Grupo Bupa Sanitas Chile Uno SPA (perteneciente al grupo matriz Bupa Sanitas SL) compró el 17,35 por ciento de sus acciones al inversor Salvador Said, permitiéndole tener más del 73 por ciento de la participación total del capital. La segunda fase de la operación se produjo cinco días más tarde, el 9 de diciembre. En esa fecha, el grupo sanitario español lanzó la OPA con la que ha conseguido hacerse con el 26,27 por ciento del accionariado de Bupa Chile que no poseía, lo que le permite gestionar el 99,78 por ciento del total de la compañía. El coste de la operación asciende a 0,74 euros por acción, por lo que el total de la misma alcanza 122,7 millones de euros.

Pero Chile no es el único punto en el que Sanitas trabaja. Si bien Bupa se ha convertido en su plataforma de crecimiento en el eje andino de América Latina, la compañía sanitaria también tiene presencia en Perú, donde ya está cerrando importantes acuerdos para reforzar su liderazgo en la sanidad del país.

Lo mismo ocurre con México y Brasil, otras dos opciones a las que la organización que Ereño comanda ha ‘echado el ojo’ en los últimos años. En el caso del primero, su entrada en este país respondería a un “movimiento lógico” de la empresa, especialmente tras el éxito de la experiencia chilena, pero pocos detalles más se han conocido después de esta operación. En lo que a Brasil respecta, la compañía anunció a finales de 2014 la compra de una entidad aseguradora en la que podría invertir en torno a 200 millones de euros.
Quirónsalud se hace hueco en el Golfo Pérsico
Otra de las entidades dedicadas a la prestación de servicios sanitarios punteras de España que ha planeado internacionalizar su oferta asistencial es Quirónsalud. Y no es una decisión extraña, dado que parte de su accionariado proviene del extranjero, concretamente de la sociedad inversora CVC Partners, con sede en Londres.

Desde finales de 2014, el ‘gigante sanitario’ español ha ido aterrizando de forma progresiva en uno de los mercados extranjeros más importantes para este sector: Oriente Medio. En el último Congreso de Ciudades Médicas, celebrado en Emiratos Árabes, Quirónsalud trasladó su conocimiento sobre gestión hospitalaria para alcanzar la excelencia sanitaria, a través de ejemplos reales de proyectos desarrollados en el Hospital Universitario Infanta Elena, el Rey Juan Carlos o el General de Villalba.

La delegación de Quironsalud durante su presencia en el Congreso de Ciudades Médicas, celebrado en Dubai

 En estas conferencias participaron autoridades sanitarias de distintos gobiernos –especialmente de países del Golfo Pérsico-, empresas de arquitectura e ingeniería hospitalaria, consultores expertos en el área sanitaria y en gestión de centros de salud.

Pero, ¿por qué esta región del planeta? En Quirónsalud lo tienen claro: Dubai es una de las ciudades más importantes de Oriente Medio y su posición estratégica le permite estar cerca de Bahréim, Omán o Qatar. A pesar de las barreras que inicialmente puede haber (como el lenguaje o la cultura), el paciente cuenta con un alto nivel adquisitivo y la demanda que hace de la sanidad privada es muy importante.

El grupo que comanda Víctor Madera ha realizado todas estas inmersiones empresariales de forma paralela a su proceso expansivo en España. En el ámbito nacional, la compañía ha ampliado sus dominios en el último año, primero con la absorción del Grupo Hospitalario Quirón y luego con la compra de varias sociedades de prevención de riesgos laborales como Fremap, MC Mutual y Mutua Universal o Fraternidad Muprespa.
Los sanitarios de Ecuador están protegidos por AMA

Diego Murillo, presidente de AMA

No solo los grupos hospitalarios han hecho ‘las Américas’. AMA, la mutua especializada en los profesionales sanitarios, también cuenta con experiencia. En 2013 el Consejo de Administración aprobaba un plan de expansión que proyectaba la entrada en América del Sur, concretamente en Ecuador, a través de una oferta inmediata de seguros de Vida y No Vida. La decisión se materializó el año pasado, cuando la aseguradora constituyó en este país la sociedad AMA América, autorizada para actuar en el ramo equivalente al de Responsabilidad Civil Profesional español. A partir de este momento, todos los profesionales sanitarios ecuatorianos que lo deseen pueden estar cubiertos por la compañía que preside Diego Murillo, que tiene muy avanzadas las conversaciones para sumar Colombia a su ámbito de actividad.

Ribera Salud: a un paso de conquistar Eslovaquia
Una ‘ruta internacional’ similar a la de Sanitas ha emprendido Ribera Salud. El grupo que dirige Alberto de Rosa no solo tiene una importante participación en seis centros hospitalarios de la Comunidad Valenciana además de un laboratorio clínico en Madrid, sino que su ambición también le ha llevado al extranjero, especialmente tras la entrada de Centene en su accionariado.

La primera experiencia internacional de la compañía la llevó a Perú, donde a día de hoy gestiona dos centros estatales bajo el denominado ‘modelo Alzira’ de colaboración público-privada: el Hospital del Callao y del Hospital Villa María del Triunfo. También está presente en Chile, donde es proveedor tecnológico de varios hospitales públicos a través de la historia clínica electrónica Florence.

Alberto de Rosa, director general de Ribera Salud

Este exitoso desembarco no ha frenado las intenciones expansionistas del grupo en América Latina, donde ya tiene a países como México, Brasil o Colombia en su ‘punto de mira’.

Sin embargo, si por algo ha copado las portadas el grupo valenciano en los últimos meses es por su activa participación en la construcción y gestión de un hospital universitario en la capital de Eslovaquia, Bratislava. Ribera Salud es uno de los cuatro interesados (junto a InterHealth y Metrostav, de Canadá; la israelí Agel y Assuta Medical Centers; y la constructora italiana Pessina Costruzioni, Dúha y Credinvest International) que está colaborando con el Gobierno eslovaco para elaborar los pliegos de condiciones para levantar este edificio.

Sin embargo, cuando realmente empieza la carrera para alzarse con este hospital es ahora, en 2016. Una vez acabe el diálogo competitivo y queden redactadas las bases del concurso, las entidades remitirán al Ministerio de Sanidad de Eslovaquia sus ofertas y será éste quien determine con cuál de ellas se queda. Las obras del futuro complejo, que se prevé esté operativo en 2018, empezarán este mismo año. A su término, ocupará 94.000 metros cuadrados de superficie y contará con 945 camas (800 de ellas hospitalarias y 65 para el centro de día) con las que se cubrirán los 44.000 ingresos que, se estima, se producirán cada año. La concesión durará 30 años y contará con una inversión de 220 millones de euros.
Chile, destino predilectoA la hora de señalar un lugar donde asentarse en el extranjero, el sector privado coincide: Chile es su destino favorito para implantar su modelo de negocio y poder entrar en el mercado latinoamericano. Mutua Madrileña (la empresa matriz de SegurCaixa Adeslas) y Eulen son dos claros ejemplos de ello.

A finales de 2015, Mutua Madrileña decidió dar el gran salto y compró el 40 por ciento del accionariado de Bci Seguros, una de las compañías aseguradoras del ramo No Vida (incluyendo el negocio de Salud) más importantes del país. El contrato se materializará a lo largo del primer trimestre de este año, una vez las autoridades administrativas le den ‘luz verde’ y permitan a la aseguradora española embarcar por primera vez en América Latina. Eulen, por su parte, ha abierto sedes hasta en ocho países de Latinoamérica, siendo Chile el último donde ha aterrizado. En este territorio, la compañía ha exportado su ‘modus operandi’, especialmente, en gestión sanitaria, logística y medioambiental, lo que le ha llevado a conseguir varias certificaciones de calidad