¿Quiere recibir Revista Médica en su correo de forma gratuita?
10/01/2016 n271
Leire Sopuerta. Marta Fernández. Cristina Mouriño. Ricardo Martínez.

“Solo sé que no sé nada” es una de las más celebres frases de Sócrates. Con ella, el filósofo griego no buscaba reconocer su ignorancia, sino hacer ver la dificultad de atesorar un conocimiento completo y con plena certeza de cualquier asunto, aun cuando se cree estar seguro de ello. Lejos de este pensamiento profundo, pero a la vez estrechamente relacionado, el refranero defiende que “dos cabezas piensan mejor que una”, es decir, que el trabajo en equipo ofrece mejores resultados que los esfuerzos aislados.

En el mundo de la política sanitaria, un buen ejemplo de esta situación lo representan los consejeros de sanidad. En ellos se ha confiado una de las materias que más preocupa a los ciudadanos y, además, cuentan con la responsabilidad de gestionar el presupuesto más abultado de sus respectivos gobiernos. A estas decisiones relacionadas con la gestión sanitaria y económica se unen otros asuntos como la toma de decisiones en Consejo de Gobierno, despachar con los altos cargos de su consejería, responder a cuestiones parlamentarias, enfrentarse a las preguntas de los periodistas…

El conocimiento y experiencia propios, además del apoyo que encuentran en sus directores generales, les permiten afrontar estos retos. Pero con eso no basta. Hay asuntos que escapan a su dominio, relacionados con la comunicación, la estrategia política, el marketing, los discursos… Asuntos que no tienen por qué conocer al detalle y para los que requieren de un profesional experto en esas materias. Es ahí donde entra en escena la figura del asesor, en cuya formación suelen aparecer estudios relacionados con las ciencias políticas, la sociología o el periodismo.

Revista Médica ha consultado a todas las comunidades autónomas sobre los asesores con los que cuentan para la elaboración de este reportaje. Aquellas que no se mencionan han decidido no ofrecer información sobre las personas que ayudan en el quehacer de los consejeros. Una decisión que se produce, en parte, debido a que se trata de una información ‘delicada’, con la que pueden no sentirse cómodas. La razón es clara: siempre que se tratan estos temas, salta la polémica.

Los asesores suelen tener mala prensa, ya que sólo se conoce de ellos lo que cobran o si han sido puestos ‘a dedo’. Esta circunstancia hace que, con demasiada frecuencia, no se tenga en cuenta su arduo trabajo, siempre a la sombra, y dedicando muchísimas horas para que los consejeros puedan tomar las decisiones más acertadas para el correcto funcionamiento de la administración sanitaria.


¿A qué se dedica un asesor? El asesor forma parte del equipo más cercano al consejero. Es nombrado directamente, y durante ese tiempo es su persona de confianza. En el desempeño de su labor, estos profesionales se dedican a tareas muy diversas. Entre ellas se encuentran escribir discursos, organizar la parte protocolaria de los actos a los que asisten los consejeros, elaborar informes de carácter técnico o estar pendientes de las preguntas que puedan hacerles en los parlamentos autonómicos así como de sus posibles respuestas.


Ayuda en múltiples frentes A la hora de analizar el calado de esta figura en el ámbito de la política sanitaria, lo más adecuado es acercar el foco a cada caso. Uno de ellos es el del consejero de Sanidad y Política Social de Extremadura, José María Vergeles. El máximo representante de la sanidad extremeña cuenta en su equipo con cuatro asesores entre los que figura su jefe de Comunicación, José Félix Herrera, licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco.

En su trayectoria destaca su labor como asesor del vicepresidente segundo y secretaria segunda de la Asamblea de Extremadura entre 2011 y 2015, donde también ha ejercido como jefe de prensa entre 1997 y 2011. Dentro de su labor en los medios de comunicación, ha sido jefe de la Sección de Cáceres en el Periódico de Extremadura entre 1990 y 1994; y jefe de Cultura y Suplementos en Gaur Exprés entre 1989 y 1990.

Lo mismo ocurre en el País Vasco. El departamento que encabeza Jon Darpón cuenta con tres asesores. Una de ellas es Isabel Octavio, licenciada en Ciencias de la Información y Comunicación Audiovisual por la Universidad de Navarra y responsable del Departamento de Prensa y Comunicación del Área de Salud desde 2013. Se encarga de establecer, diseñar y dirigir la estrategia informativa de la consejería. Además, Nerea Antía centra su labor en la evolución y seguimiento de las iniciativas parlamentarias mientras que Román Berriozabalasume asume la tarea de euskaldunización del sistema sanitario. A ellos les acompaña Fátima Ansotegui, la jefa de gabinete del consejero.

En Canarias, por su parte, Jesús Morera cuenta con una jefa de gabinete, Teresa Morales León, que se encarga de organizar su agenda y dirigir el día a día de toda la consejería.

El cosnsejero de Salud vasco, Jon Darpón, junto a
Fátima Ansotegui

Morales, según ha explicado a Revista Médica, también asume la actividad parlamentaria del consejero. Es decir, le informa de todo lo relacionado con preguntas, comparecencias o comisiones y también recopila “la información necesaria para dar respuestas”. Además, acompaña al consejero “en todas y cada una de sus citas”.

Junto a ella está Gabriela Rodríguez Maestre, periodista especializada en salud, como jefa de prensa. Su labor consiste, principalmente, en prestar servicio al consejero “en todo lo que conlleve la información sobre la Consejería en general, sea el ámbito que sea”. Rodríguez Maestre cuenta con un grupo de 10 personas a las que coordina para cubrir y generar información en los cuatro grandes hospitales de la región, el Servicio Canario de la Salud, la Escuela de Servicios Sociales y Sanitarios de Canarias, el Instituto Canario de Hemodonación y Hemoterapia, la Dirección General de Salud Pública y Gestión Sanitaria de Canarias (Servicio de Urgencias Canarias).

Morera cuenta además con otros dos asesores: Octavio Jiménez, exdirector médico del Hospital Doctor Negrín de Gran Canaria, al que ha encargado la elaboración del Plan de Urgencias Canarias; y José Luis Arocha, director de la Unidad de Planificación Estratégica, Participación y Cooperación Internacional en la Consejería de Sanidad, que tiene entre sus principales cometidos la culminación del III Plan de Salud de Canarias e iniciar el IV.

En Baleares, la consejera dispone de cuatro plazas de libre asignación “como en todos los demás departamentos del Gobierno”, explican desde Salud. Una la ocupa la jefa de gabinete, Susana Fernández, que coordina todo el departamento y la actividad diaria de Patricia Gómez. Otra es para la jefa de prensa, Marisa Martínez, responsable del departamento de Comunicación. Las otras dos plazas restantes las ocupan dos asesores técnicos: Antoni Canyelles, asesor en el ámbito parlamentario y Nuria Togores en materia de comunicación. Según informan desde la consejería balear, todos estos cargos tienen una retribución media inferior en un 14 por ciento a la de la anterior legislatura.

Actualmente, en la Consejería de Sanidad de Castilla-La Mancha, que lidera Jesús Fernández, hay una jefa de gabinete, Mari Paz Rodas y un jefe de prensa que es David Vicente. Además, cuentan con el apoyo de otra asesora, Rocío Rodríguez, que se encarga de prestar apoyo tanto a Rodas como a Vicente. A ellos se unen los periodistas con los que cuentan en cada uno de los hospitales públicos y que también colaboran en la actividad del consejero.

En Asturias, su consejero Francisco del Busto cuenta con tres asesores: Javier de la Puente, su jefe de prensa; Pablo García y Blanca Aranda, aunque en el caso de estos dos últimos cargos no se especifica qué actividad concreta realizan.

En la Consejería de Salud de La Rioja siempre existe el mismo personal eventual: la secretaria de la consejera y el jefe de gabinete, José Ángel Ochoa, que lleva en el cargo desde 2005, estando Pedro Soto al frente del departamento. Ha permanecido en este puesto los nueve años que José Ignacio Nieto ha sido consejero y continúa en la actualidad con la consejera María Martín. No existen más asesores en esta comunidad.


Bengoa, el asesor por excelencia

Rafael Bengoa

Ya no ejerce como consejero, pero sí asesora. Desde que dejó la primera línea política, Rafael Bengoa se ha convertido en el asesor por excelencia. El propio Barack Obama contó con su experiencia para la ambiciosa reforma del sistema sanitario estadounidense, bautizado con el sobrenombre de ‘Obamacare’. También el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, le incorporó en su equipo de asesores para elaborar el programa electoral. Y, recientemente, se ha conocido que el Gobierno de Irlanda del Norte le ha fichado para presidir un panel de expertos que buscará transformar la configuración del sistema sanitario y social para hacer frente a las nuevas necesidades de la población.


Un equipo de confianza mínimo También se da el caso de los consejeros que reducen al mínimo su equipo de confianza. Es el caso del navarro Fernando Domínguez, quien únicamente cuenta con una jefa de gabinete, Leire Ochoa, periodista de formación y que ha ejercido la profesión durante varios años.

Antonio Sáez Aguado, consejero de Sanidad de Castilla y León, se apoya en su jefa de Prensa, Blanca Saravia, que es personal eventual y depende de la Consejería de Presidencia.

Ocurre también con Aragón. El Departamento que encabeza Sebastián Celaya cuenta con una plaza de asesor,

Antonio María Sáez Aguado y Fernando Domíguez, consejeros de Sanidad en Castilla y León y Navarra

pero no se ha designado a nadie para ocupar este puesto. Acompaña al consejero Saray Noguer, su jefa de gabinete.

También se da el caso de quien no detalla el número exacto de asesores con los que cuenta. Desde la Consejería de Salud de Andalucía no han podido precisar el número de asesores que tiene el actual titular, Aquilino Alonso, dado que el cambio en las competencias de esta cartera, que se ha desprendido de Igualdad y Servicios Sociales tras las pasadas elecciones autonómicas, no ha permitido aún configurar el equipo definitivo. En lo referente al perfil de esta figura, estas mismas fuentes apuntan a que siempre se ha confiado esta tarea a personas del ámbito de la Medicina, el Derecho y la Economía.