¿Quiere recibir Revista Médica en su correo de forma gratuita?
03/01/2016 n270
Redacción
Campanadas, uvas y celebraciones. Todo eso forma ya parte del pasado. El recién nacido año 2016 da ya los primeros pasos de un camino que promete resultar apasionante en lo sanitario. Las posibles consecuencias de las elecciones autonómicas en País Vasco y Galicia, el devenir de la polémica en torno a la prescripción enfermera o el nuevo calendario de vacunación infantil se encuentran entre los ‘puntos fuertes’ de un año que, desde su mismo inicio hasta que se resuelva, estará marcado por una pregunta: ¿quién se encargará, finalmente, de llevar las riendas del Ministerio de Sanidad?

El resultado de las elecciones celebradas el pasado 20 de diciembre ha supuesto una verdadera revolución política en España. Con el bipartidismo aguantando a duras penas el empuje de las nuevas formaciones,
La sede del Ministerio de Sanidad espera nuevo titular de la cartera
 la única ruta que conduce a un desenlace que no sean unos nuevos comicios es la de los pactos de gobernabilidad, que se prolongan desde los últimos días de diciembre. Por el momento, las combinaciones entre PP, PSOE, Podemos y Ciudadanos son de lo más variado, y cada vez parece menos probable que alguna de ellas fructifique.

El futuro gubernamental marcará también, y como no podía ser de otra forma, el sanitario. Y es que, desde que el pasado 22 de diciembre el Boletín Oficial del Estado (BOE) oficializara el cese de Alfonso Alonso, la titularidad del Ministerio de Sanidad permanece vacante. Cada partido cuenta con posibles candidatos a ocupar el puesto que van desde su hasta ahora ‘número 2’, Rubén Moreno, por el PP, al exconsejero del País Vasco Rafael Bengoa en el PSOE, pasando por figuras como Marta Sibina en la formación liderada por Pablo Iglesias o Susana Gaspar en Ciudadanos. De entre estos nombres y algún ‘tapado’ más saldrá el encargado de comandar la nave del Sistema Nacional de Salud (SNS) durante los próximos cuatro años.
Elecciones en Galicia y País Vasco Los derivados de las generales no son los únicos cambios políticos de índole electoral que se pueden producir en el ámbito sanitario durante 2016. A lo largo del año que acaba de iniciarse, vascos y gallegos pasarán nuevamente por las urnas para decidir su representación autonómica. A tenor de los resultados del pasado 20 de diciembre, la posibilidad de un cambio de rumbo en las políticas sanitarias es mayor en el País Vasco, donde la irrupción de Podemos como fuerza más votada pone en duda la continuidad del proyecto que Jon Darpón encabeza desde diciembre de 2012. En Galicia, que cuenta con Jesús Vázquez Almuíña como consejero desde octubre, la ventaja del PP está más consolidada.
Prescripción enfermera y gestión clínica

En el ámbito de la política sanitaria, la actualidad vendrá marcada por las consecuencias de la oficialización a finales de 2015, y dos meses después de su aprobación en Consejo de Ministros, del real decreto de prescripción enfermera. La normativa, que entró en vigor el pasado 24 de diciembre, cuenta con la total oposición de la Mesa de la Profesión Enfermera, que ha anunciado la toma de medidas legales para acabar con ella, algo que también han avanzado varias comunidades autónomas, además de una huelga competencial por parte de los profesionales activa desde el mismo momento de su puesta en marcha.
Máximo González Jurado y Víctor Aznar dirigen el Consejo General de Enfermería y Satse
 Habrá que esperar a la formación de Gobierno para comprobar si desde el ministerio se consigue encauzar la situación o si, por el contrario, las distancias con el Consejo General de Enfermería (CGE) y el sindicato Satse se siguen acrecentando.

Asimismo, se espera especialmente el real decreto de unidades de gestión clínica, que estará más en el aire que nunca en 2016. El ministerio saliente prometió a los médicos su tramitación urgente para así poder cumplir su promesa de aprobarlo, pero no ha podido ser. Se ha quedado a las puertas de ser enviado al Consejo de Estado, uno de los últimos pasos que hay que dar para trasladarlo luego a Consejo de Ministros.

Así, su ‘remate’ dependerá del equipo del futuro nuevo ministro de Sanidad, por lo que queda en el aire y no sería de extrañar que 2016 tampoco fuera el año de su aprobación. En general, cuando llega un equipo nuevo al Ministerio, revisa todo lo que ha quedado pendiente de la anterior etapa y establece sus prioridades. La cuestión es que cualquier escenario es posible ante el clima de incertidumbre política que se presenta: desde que se guarde en un cajón, hasta que se replantee y se vuelva a negociar el contenido, pasando por una continuación del proceso ya establecido.
El año de las vacunas

Alguna comunidad autónoma como Madrid se ha adelantado, pero no será hasta el 1 de enero cuando se ponga oficialmente ‘punto y final’ a uno de los mayores ‘culebrones’ sanitarios. Después de dos años de disputas, la vacuna de la varicela a edad temprana se incorpora al calendario infantil. La inclusión de la inoculación, que se realizará a los 12-15 meses y 3-4 años además del recuerdo establecido a los doce años, se produce a consecuencia del acuerdo alcanzado por ministerio y autonomías en el Consejo Interterritorial del pasado 29 de julio.
Alfonso Alonso y Rubén Moreno anunciaron la incorporación de la vacuna el 29 de julio
Aún está por ver, sin embargo, si se produce y cuándo, su vuelta a las farmacias, petición sustentada por más de 107.000 personas a través de una plataforma ciudadana en Change.org que cuenta con el asesoramiento de la Oficina Jurídica Sociosanitaria (OJS).

Por lo que está tardando en resolverse, el de la varicela es el más conocido. Pero ni mucho menos es el único caso relacionado con las vacunas que tendrá su espacio este año. Una de las que más se ha hablado en los últimos meses de 2016 ha sido la de la tos ferina, cuya administración en embarazadas se asentará en todas las comunidades autónomas como respuesta a los casos de fallecimiento en bebés con edad inferior a la indicada para administrar la primera dosis. Además, el ministerio tendrá que trabajar muy duro para acabar con los problemas de abastecimiento de la vacuna contra el meningococo B, Bexsero.
Futuro prometedor para la farmacia…

En materia de farmacia, el 2016 se presenta como un periodo de avances. Será cuando tengan lugar las primeras reuniones del Foro de la Profesión en las que, por vez primera, habrá un grupo para los farmacéuticos. Asimismo, es de prever que continúen los trabajos para fomentar el papel asistencial de la botica y su inmersión en el Sistema Nacional de Salud (SNS), tal y como pronostican los pactos que el Consejo General de la profesión y el Ministerio de Sanidad firmaron hace dos años y que, por lo pronto, se están cumpliendo.

Sin embargo, existe un gran interrogante en el futuro. ¿Se repetirán los impagos que se vienen sucediendo en determinadas comunidades autónomas por parte de la Administración a los farmacéuticos? Por lo pronto, la respuesta en los últimos años ha sido afirmativa, particularmente en Cataluña, donde la situación se ha agravado año tras año.
… e incertibumbre en la industria

En el caso de la industria, la indefinición del futuro se multiplica sobre todo por la incertidumbre que existe respecto al nuevo ejecutivo que se pueda conformar tras las elecciones generales. De hecho, que se mantenga el acuerdo entre Administraciones Públicas y Farmaindustria para ligar el gasto de los medicamentos innovadores a la evolución del producto interior bruto (PIB) va a depender de quién se haga con la Presidencia de Gobierno, dado que el PSOE ya anunció su intención de anular dicho pacto en caso de lograr el poder. También están en el aire acuerdos de semejante naturaleza con las patronales de los fármacos genéricos y la tecnología sanitaria, Aeseg y Fenin, respectivamente.

Entre los asuntos pendientes se encuentra el real decreto de precios de los medicamentos y los productos sanitarios, con el que se ha pretendido poner orden y concierto a la financiación pública de medicamentos. Se trata de una iniciativa que ha recibido alabanzas y críticas a partes iguales, y que tendría que terminar de desarrollarse (está en fase de borrador) y aprobarse durante el próximo año.

Todas estas incógnitas llevan a que otra pregunta quede sin resolver de cara al periodo que comienza: ¿Será capaz España de cumplir las exigencias de la Comisión Europea en materia de gasto farmacéutico? La vinculación de esta partida al PIB, finalmente, no se ha puesto en marcha, y por esta medida se había prometido a las instituciones comunitarias un recorte en medicamentos de 500 millones solo en 2015.
La privada se ‘blinda’ a partir del 1 de enero El sector sanitario privado vivirá importantes cambios normativos desde el primer minuto del 2016. Lo hará a través de la publicación oficial de dos importantes leyes que regulan el sector asegurador, campo estrechamente ligado con la privada, pero también a la pública.

El primero de ellos es el nuevo baremo de perjuicios causados en accidentes de circulación (donde también se contempla la valoración de daños sanitarios),
Adolfo Fernández Valmayor y Manuel Vilches, presidente y director general del IDIS
que permitirá a los médicos calcular las indemnizaciones por este tipo de siniestro y provocará una importante reducción de gastos para los servicios autonómicos de salud.

El otro gran paso es la también entrada en vigor de la Ley de Ordenación, Supervisión y Solvencia de las Entidades Aseguradoras y Reaseguradoras. La aplicación de este real decreto no conlleva otra cosa que la adaptación del sector asegurador español a la directiva europea (conocida como Solvencia II), lo que permitirá una transparencia total de estas compañías, promoviendo sistemas de buen gobierno y exigiendo que toda su actividad sea pública.
Año clave para la formación sanitaria

La formación sanitaria augura cambios. El próximo año será crucial en la lucha por el equilibrio del númerus clausus y plazas MIR, amenazada por la intención de abrir nuevas facultades de Medicina en Baleares, Navarra y más recientemente, Toledo. En línea con la tendencia consolidada en 2015, las universidades se enfrentarán también a cambios relacionados con la fusión de facultades, como la ocurrida en la Universidad de Barcelona y que conllevó a la manifestación de los estudiantes de Enfermería.

La mayor atención, sin embargo, se centrará de nuevo en la troncalidad. El Ministerio de Sanidad ha asegurado que 2016 será el año donde se consolidarán los nuevos programas de tronco y de especialidad. Los primeros, están previstos para el primer trimestre del año
Víctor Expósito preside el Consejo Estatal de Estudiantes de Medicina (CEEM)
y serán un punto crucial para conocer las competencias básicas que tendrán las nuevas generaciones de sanitarios. Los programas de especialidades, por su parte, deberán estar terminados para el verano y serán, con toda certeza, los que más polémica generarán en la formación sanitaria especializada.

Otras de las innovaciones previstas son la consolidación de las Áreas de Capacitación Específica (ACE), así como el desarrollo final de Farmacia Hospitalarias, dos áreas que determinarán su futuro a partir del 17 y 26 de febrero, cuando se celebrará una reunión con el Ministerio de Sanidad para hacer un balance de sus programas y determinar cuál es el siguiente paso a tomar para su incorporación al sistema formativo sanitario.