¿Quiere recibir Revista Médica en su correo de forma gratuita?
28/06/2015 n243
Aunque el paquete de sol y playa es la opción turística favorita por la mayoría de los visitantes que llegan a España, el turismo de salud se está ganando su terreno gracias a la calidad de los servicios que oferta, tanto en especialidades médicas como en asistencia sanitaria. Este sector se está enfocando más en el extranjero con alto poder adquisitivo, procedente de países nórdicos, Reino Unido,
Alemania, Francia, Rusia y Emiratos Árabes y que
gasta, de media, diez veces más que el turista
convencional. Los más jóvenes acuden a las
clínicas buscando tratamientos estéticos y de
fertilidad, mientras que los jubilados se fidelizan
en Medicina Interna y Cardiología.
Cristina Alcalá

Con la llegada del verano, millones de extranjeros eligen España para pasar la temporada estival, convirtiendo al país en el tercer destino turístico más importante del mundo, con una cuota de mercado de 65 millones de personas en el último año, y solo superado por Francia y Estados Unidos. El paquete de sol y playa es la opción favorita de la mayoría de los visitantes que llegan al país pero, cada vez son más los pacientes extranjeros que eligen este destino para recibir asistencia sanitaria, lo que se conoce como turismo de salud.

Aunque este sector, de momento, no cuenta con el mismo peso económico que en otros países donde lleva años asentado (de hecho, España solo tiene el 1 por ciento del volumen de negocio mundial) cuenta con un potencial muy importante de crecer un 20 por ciento anual, y un objetivo a superar, el de desestacionalizar la oferta turística en España y, por tanto, acabar con las largas temporadas de desocupación hotelera.

En 2015, España prevé factura 500 millones de euros, cifra que podría duplicar en los próximos cinco años, es decir, alcanzar los 1.000 millones en 2020, según las estimaciones de Spaincares, que aglutina más de 50 clínicas, centros de dependencia y balnearios, entre otros. Un sueño que está más cerca de realizarse gracias al acuerdo que han firmado recientemente este clúster español de turismo de salud y la Secretaría de Estado de Turismo, por el cual, le permitirá acceder a los principales espacios internacionales en la materia.
El empuje de la privada en el turismo de salud
“España cuenta con infinidad de ventajas que le posicionan como un referente en el mercado del turismo de salud”, explica a ‘Revista Médica’ la recién nombrada directora-gerente de Spaincares, Mónica Figuerola. La conectividad aérea, su cercanía con el resto de países europeos, sus condiciones climáticas, su oferta gastronómica y cultural, y la calidad de sus profesionales son las principales bazas con las que cuenta, detalla Figuerola.

Además de esto, hay que sumar que el país cuenta con una sanidad privada asentada, solvente y con unos precios competitivos que le permitiría superar los objetivos que se han marcado para los próximos años.

Adolfo Fernandez Valmayor, presidente del IDIS. 

Y todo gracias al despliegue estructural con el que cuenta este sector. A día de hoy, la sanidad privada en España gestiona 455 hospitales, es decir, el 53 por ciento de los centros hospitalarios existentes y donde más de la mitad son médico-quirúrgicos, así como 52.360 camas (33 por ciento del total), según los últimos datos ofrecidos por el Instituto de Desarrollo e Integración de la Sanidad (IDIS) en su Barómetro de la Sanidad Privada de 2014, un informe anual donde la entidad que preside Adolfo Fernández-Valmayor, director general de Organización, Procesos y TIC & Digital de Idcsalud-Quirón, y que pone sobre la mesa los avances en este campo. Este volumen estructural ha alcanzado 27.064 millones de euros y ha supuesto el 28,3 por ciento del gasto sanitario total del año pasado.
Salud: una oferta turística a golpe de ‘click’ Ante el auge que está teniendo el turismo de salud en España, son
ya muchos los pacientes extranjeros que piden incluir una cama
hospitalaria en sus paquetes vacacionales. En la red, los visitantes
indagan sobre cuáles son las mejores clínicas privadas a las que
acudir, los especialistas de referencia o los costes de las
intervenciones. De hecho, el 68 por ciento de los
extranjeros que buscan un tratamiento médico en
España lo hacen a través de internet.
El problema está en que apenas encuentran información
fiable y la poca que hay accesible, no está traducida a otros idiomas.
Una tendencia que poco a poco está acabando con la creación de cientos
de plataformas online, donde ofrecen al turista un directorio completo de especialistas médicos, centros de referencia y valoraciones del mismo
a golpe de ‘click’.
Los tratamientos más demandados por el paciente extranjero
Francia, Reino Unido, Alemania, Rusia, los países nórdicos y los Emiratos Árabes son los mercados prioritarios para España, tanto por la cantidad de turistas que llegan como por la cuantía económica que se dejan aquí. Por lo general, son turistas de entre 30 y 50 años de edad y con un poder adquisitivo alto (gastan 1.200 euros diarios, lo que supone diez veces más que el turista convencional, que solo invierte 122 euros al día), en tratamientos médicos que oscilan entre los 4.000 a los 20.000 de media.

Cataluña, Madrid, la Costa del Sol, el Levante, las Islas Baleares y Canarias son las zonas favoritas por los pacientes para tratarse, destinos que coinciden con los que más afluencia de turistas extranjeros tiene durante los meses de verano. Sin embargo, los tratamientos más demandados dependen de la edad del cliente y del momento en el que lleguen a España para tratarse, diferencia Gabriel Uguet, director general del Hospital de Llevant Porto Cristo, en Manacor (Baleares) y presidente de honor de la Federación Nacional de Clínicas Privadas (FNCP).

Por un lado, Medicina Estética, Medicina Reproductiva y Ginecología son las tres especialidades más aclamadas entre los jóvenes y, generalmente, solteros, durante la temporada alta del año (de junio a septiembre),

Gabriel Uguel, presidente de honor de la FNCP.

debido a que España es uno de las regiones europeas con una estabilidad jurídica en este sentido y porque, también, los costes de las terapias y las listas de espera son menores que los de sus países de origen. Traumatología, por otro lado, es la especialidad más requerida por las familias, ya que, durante su estancia en el país, acuden con más frecuencia al hospital por los golpes que se han dado sus hijos pequeños, detalla Uguet.

Las personas mayores de 50 años y los jubilados, en cambio, son el único tipo de paciente que acude a la sanidad privada española durante la temporada media (primavera-otoño) para tratarse patologías relacionadas con Medicina Interna, Cardiología, Oncología, Oftalmología y Odontología, debido a que disponen mucho más tiempo para viajar y en esas fechas las listas de espera para ser intervenidos suelen ser mucho más cortas al haber menos afluencia de pacientes. “Eligen España porque ven que el nivel sanitario es altísimo, tanto por atención profesional como por tecnología empleada, y el caso de los hospitales privados de Baleares es un ejemplo, por lo que hacen todo lo posible para que su patología se cure aquí”, explica Uguet. De hecho, este último ‘target’ es el que mayor volumen de negocio genera a la sanidad privada de las islas (45 millones de euros de facturación entre mayo y octubre del año pasado).

“Es una línea que va en aumento, pero aún queda mucho por hacer para que España esté al nivel de otras naciones que ya están muy bien posicionadas en el sector del turismo de salud a nivel mundial, así como para potenciar la sanidad privada como producto dentro del propio país”, reconoce el director general del Hospital de Llevant Porto Cristo.
¿Quién se hace cargo de la factura sanitaria? Cuando Mariano Rajoy llegó al Gobierno, una de las primeras medidas que aplicó fue la de contención del gasto sanitario para garantizar la sostenibilidad del sistema, a través de la promulgación del polémico Real Decreto 16/2012. Una medida que acabó con la asistencia sanitaria de cerca de 700.000 extranjeros que no tenían derecho a tenerla y que ocasionaba más de 1.000 millones de euros de gastos a las arcas públicas. “Queremos evitar que haya ciudadanos extranjeros con solvencia económica y que se beneficien de los servicios sanitarios de España sin derecho y gratis, mediante lagunas administrativas o recurriendo a la picaresca”, proclamó Ana Mato, la persona al frente del Ministerio de Sanidad en el momento de la aprobación de la normativa. Con el 16/2012, España ha cambiado la estructura de aseguramiento extranjero y ahora cuenta con infinidad de acuerdos internacionales, tanto comunitarios como extracomunitarios, para pasar la ‘factura sanitaria’ a los países de origen. Además, también es muy usual que el coste de los tratamientos de estos turistas los asuma el seguro de viaje que han contratado antes de venir a España o que, dentro de otro tipo de aseguramiento que tengan (como el de hogar), también le cubran los costes sanitarios en otro país.
La Costa del Sol, la cuna el turismo sanitario de lujo
La región pionera en impulsar el turismo de salud en España ha sido la Costa del Sol, pero con una importante peculiaridad: no todas sus clínicas privadas están al alcance de cualquier bolsillo. En 2013, el Hotel Gran Meliá Don Pepe y el grupo médico internacional Life&Sun realizaron una alianza estratégica con el objetivo de potenciar y desarrollar el turismo de salud en esta región y, especialmente, el enfocado en Medicina Estética, nutrición y cuidados personales.

Mónica Figuerola, directora-gerente de Spaincares.

Ambos grupos impulsaron la primera clínica en Europa en servicios médicos y consultas de más de 20 especialidades (como Cirugía General, Medicina Digestiva e Interna, Dermatología, Cardiología, Odontología, Ginecología o Urología, entre otros) y la ubicaron en la cuna del turismo por excelencia en España: en Marbella, el destino preferente para los usuarios más exigentes y adinerados del mundo.
Presencia en ferias internacionales
para lograr más proyección

En definitiva, el turismo de salud es toda una oportunidad de negocio que España lleva un par de años tanteando. Sin embargo, aún le queda mucho camino por recorrer para lograr hacerse con el trozo de pastel que ya tiene en otros sectores, como el del turismo convencional de sol y playa. Para conseguirlo, Spaincares comenzará a partir de septiembre su particular tour de promoción del turismo de salud en los principales escenarios nacionales e internacionales. La primera cita será en Galicia, en Termalia, donde el clúster presentará su cartera de servicios en salud y bienestar; y las siguientes en Orlando (Estados Unidos), Moscú (Rusia), Estocolmo (Suecia), Londres (Reino Unido) y Dubai (Emiratos Árabes), cinco mercados prioritarios para que España se posicione en el sector hospitalario y sociosanitario.

“El cupo del turismo convencional está ya agotado, lo que puede motivar al país a salir a la caza de otros sectores con mayor poder adquisitivo”, explica a ‘Revista Médica’ Carlos Rus, gerente de la FNCP. “El turismo de salud es una gran apuesta que está haciendo el Gobierno, a través de la Secretaría de Estado de Turismo, y España está preparada para asumirla”.