¿Quiere recibir Revista Médica en su correo de forma gratuita?
28/06/2015 n243
La incorporación de siete nuevos casos a la plataforma de afectados por la clínica La Milagrosa ha coincidido con el arranque de las intervenciones de los pacientes que pasaron por el centro privado madrileño, pero ahora en hospitales públicos de Castilla-La Mancha. Este hecho es clave para el colectivo de familiares descontentos con el trato recibido en las primeras operaciones, ya que, entonces, el cirujano les dijo que estaban bien intervenidos. “Ahora, cuando han tenido que reintervenirlos es porque no estaban bien. Se les ha desmontado todo su teatro”, asegura el portavoz del colectivo de afectados. “Ahora ya se están haciendo las cosas bien”.
Jesús Vicioso Hoyo / Imagen: Miguel Fernández de Vega
“¿Creía La Milagrosa que no íbamos a contactar los unos con los otros o que no íbamos a tomar la decisión de decir ‘basta ya, vamos a tomar medidas’?”. Juan Antonio Soria pone voz y rostro a los pacientes agrupados en la plataforma de afectados por La Milagrosa, el hospital  madrileño al que fueron derivados por la sanidad castellanomanchega hace unos meses y del que salieron más que desencantados por el trato recibido, denuncias por mala praxis ante la Policía incluidas.

Cuando ‘Revista Médica’ (número 235) desgranó el caso, el colectivo de afectados agrupaba en torno a una treintena de familias con niños que pasaron por la misma clínica y por las mismas manos profesionales. Ahora, dos meses después de su nacimiento, la plataforma llega casi a los 40 casos. Solo en las últimas semanas se han sumado siete más, lo que evidencia, para los padres, que no fueron unos hechos puntuales.

Pero para ellos hay otra prueba más que esencial en todo este tema: el comienzo de las reintervenciones a los pacientes que pasaron por La Milagrosa. En principio, y según los datos facilitados por el colectivo, ya se han operado a tres niños, uno en el Hospital de Valdepeñas y dos en el de Albacete. Y casi siempre por los mismos motivos: hidrocele y fimosis. Hubiera habido una cuarta operación ya, pero un resfriado de última hora del paciente provocó su aplazamiento.

Y, desde luego, estas segundas operaciones no serán las últimas, y no son solo palabras de los padres. La propia Área Integrada de Albacete, que tiene constancia de 14 casos confirmados, ratifica que han arrancado las reintervenciones en la última quincena, así como que también hay un grupo de pacientes pendientes de evolución y otro, pendientes de reintervención.
La metodología, cuestionada
El caso de Juan Antonio Soria ejemplifica cómo está la situación. Su hijo tuvo que ir a los cuatro días a Urgencias por una hemorragia tras ser intervenido de fimosis en La Milagrosa. En principio, “una operación súper sencilla” que se convirtió en todo un calvario. “Yo denuncié (ante la Policía) a los cuatro días”, precisamente cuando tras la visita hospitalaria urgente le “confirmaron” que había que volver a operar a su hijo.
Entrada principal al hospital madrileño. 
“A la semana siguiente, tuve otra cita con Cirugía Pediátrica y me confirmaron que había que reintervenir”, dice. Y hubo una tercera corroboración.

“Nosotros estamos recogiendo toda la documentación, asesorándonos por anestesistas, cirujanos… Y todos coinciden en lo mismo, simplemente en que la metodología que se utilizó en La Milagrosa no fue correcta”, dice el portavoz de los afectados, quien vuelve a ejemplificar con su experiencia. “Nos han dicho que solo el procedimiento de aplicar la anestesia y el lavado del cirujano son ya 20 minutos como mínimo, que es el tiempo en el que tardó la intervención íntegra de nuestros hijos”. Es decir, que para ellos aquí radica parte del cuestionamiento lanzado en torno a la clínica capitalina.

La vuelta a los quirófanos de estos pacientes castellanomanchegos es la “evidencia” de que lo que en su día les dijo, a mediados de marzo, el cirujano que los operó ante las quejas suscitadas. “Revisó a los niños y dijo que estaban bien intervenidos. Y ahora, cuando han tenido que reintervenirlos es porque no era así. Por lo tanto, se les desmonta todo su teatro”, remacha la voz de estos afectados.


La investigación, en manos
de la inspección del Sescam

Portada del nº 235 de 'Revista Médica'.
El Área Integrada de Albacete ha explicado a ‘Revista Médica’ que la investigación que se abrió a raíz que las numerosas quejas recibidas tras las derivaciones a La Milagrosa se derivó a la inspección del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam), para que fuese ésta la que decidiese en última instancia. La propia responsable del Departamento de Comunicación de La Milagrosa confirma que un inspector del servicio sanitario castellanomanchego se desplazó hasta la clínica madrileña para investigar. “En su momento, el Sescam envió un inspector al hospital, estuvo aquí y elaboró un informe”, indica Dolors Marco. El Sescam todavía no ha hecho público el resultado del procedimiento abierto, pero los padres confían en que éste ponga negro sobre blanco en cuanto a sus quejas.

“Ahora se están haciendo las cosas bien”
Los integrantes de la plataforma creen que la denuncia pública de los casos de lo que ellos consideran negligencia y mala praxis ha marcado un antes y un después, y que tras vivir unos momentos complicados, ha llegado el buen camino. “Ahora se están haciendo las cosas bien. No quiero pensar que todo esto es porque lo hemos pasado mal,
El Sescam ya no deriva pacientes a este centro.
pero esta vez se están haciendo bien”, recalca Soria. ¿Y por qué dice esto el portavoz? “Ahora se está anestesiando en la habitación con los padres, no es el ‘vente conmigo al quirófano’. Y se están haciendo noches, poniendo vías… cosas que antes no se hicieron”.

De hecho, el Área Integrada de Albacete reconoce que el gerente y el director médico del hospital albaceteño tomaron cartas en el asunto desde el primer momento para dar la mejor solución posible a las demandas de las familias. Y según fuentes oficiales, esto se hizo “caso por caso”.

Y, en este caso, hay satisfacción. Los padres reconocen que el Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam) “está cumpliendo”. Eso sí, advierten que pese a ello, no descartan exigir responsabilidades. “Porque el responsable primero es el Sescam por habernos derivado; La Milagrosa, por haber cometido o haber permitido que esa persona (el cirujano) estuviese operando en esas condiciones. Que si (La Milagrosa) no sabía cómo estaba operando, hubiese tomado medidas en su día”, manifiesta Soria.
La Milagrosa: “No ha habido ninguna negligencia”
Según explica el portavoz de los afectados, varias familias han reclamado “informes de anestesia” de las intervenciones de sus hijos, y que, sin embargo, no los han recibido.
El hospital niega negligencias.
“Hemos intentado contactar con ellos para que nos faciliten los informes de anestesia, pero no nos lo mandan. (…) Si no nos lo mandan de buena fe, tendremos que reclamarlo por la vía judicial”, apunta Soria.

“¿Qué es el informe de anestesia?”, dice Dolors Marco, responsable del Departamento de Comunicación del Hospital La Milagrosa. “No tenemos ninguna noticia de que nos estén pidiendo documentación que no se les dé”, responde a esta revista.

¿Y ha mantenido el hospital más contactos con estos pacientes tras las quejas formuladas por la plataforma? “Hemos mantenido con los padres la relación del inicio del proceso hasta después de la cirugía y la primera revisión que se les hizo a los niños en su hospital de origen. Después, a una serie de niños que tenían una cirugía que debía realizarse en dos tiempos los ha operado el Sescam en su lugar de origen”, manifiesta Marco. La representante de La Milagrosa se retrotrae al comunicado que lanzó hace dos meses rechazando que hubiese negligencias o malas intervenciones.

“Ya hemos emitido un comunicado en el que decíamos que no había ninguna negligencia, porque había dos casos que habían venido con complicaciones, que se contemplan en el propio posoperatorio, y luego una serie de casos que requerían de una intervención en dos tiempos”, asevera Marco.

Pese a todo, la propia comunidad de Castilla-La Mancha decidió paralizar las derivaciones a este centro tras saltar a la esfera mediática las quejas de los padres. Preguntada la opinión del hospital sobre esto, Marco afirma: “No tenemos ninguna postura al respecto. Es una decisión del Sescam”. Pero los afectados sí que dan su postura: “Hemos sido las cabezas de turco. Nuestros hijos han tenido que padecer las negligencias y la mala praxis. Los dolores y las angustias las han tenido que padecer ellos, y nosotros destapar esto para que muchos niños no tengan que pasar por esto”, comenta el portavoz de la plataforma.
Judicialización del caso “sí o sí”
“El problema es que han jugado con la vida de nuestros hijos. Y solo por motivos económicos, porque por operar cuantos más niños mejor, porque voy a facturar y como ya he facturado, ya luego que reclamen,
"Vamos a ir por la vía judicial", dice Soria.
si es que alguien reclama”, concluye Soria. Lo cierto es que sí que ha habido reclamaciones y quejas, que han motivado que se constituya una plataforma de afectados contra un hospital en concreto, lo que no es nada habitual en España, y con 38 integrantes, que es un número importante.

Paralelamente al desenlace de las segundas intervenciones, la plataforma trabaja en la manera de materializar la denuncia por vía judicial al hospital de La Milagrosa. “Vamos a ir por la vía judicial, porque independientemente de que a nuestros hijos se les esté reinterviniendo y corrigiendo las deficiencias, no podemos dejar caer en saco roto lo que han hecho con ellos”.