¿Quiere recibir Revista Médica en su correo de forma gratuita?
14/06/2015 n241
El Ministerio de Sanidad acaba de anunciar su intención de que la vacuna del meningococo B se dispense a través de las farmacias comunitarias “en el menor tiempo posible”. Pero, mientras, la preocupación continúa. Hasta el punto de que se tienen constancia de prácticas ciertamente singulares, como la de que haya padres gallegos que viajan hasta Portugal para adquirir la inoculación. Aunque hay más. ‘Revista Médica’ ha tenido conocimiento de un pediatra de Vigo que se desplaza directamente al país vecino con el fin de comprar las vacunas que se administran posteriormente a niños. La OMC no pone en duda “la buena intención” del facultativo que lo haga, pero llama a la “prudencia profesional”.
Cristina Mouriño

La vuelta de la vacuna del meningococo B a las farmacias da un halo de tranquilidad a los padres que se habían visto abocados a trasladarse a otros lugares para poder adquirirla, tras la decisión, en 2013, de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps) de restringirla al uso hospitalario. Sin embargo, no han sido únicamente los progenitores los que han salido de las fronteras patrias para adquirir la ansiada vacuna. Y es que, según han confirmado a ‘Revista Médica’ fuentes profesionales, hay constancia del caso de un pediatra en Vigo que viaja a Portugal para adquirirla y luego suministrarla a sus pacientes en su consulta. Este medio ha tratado, sin éxito, ponerse en contacto con este profesional.

Hasta el momento, la lucha se había iniciado entre los padres, pero ahora se suma el caso de este facultativo vigués que ha decidido trasladarse a Portugal a comprar esta inoculación para poder administrarla en su consulta y calmar, hasta que se reincorpore a la farmacia, los ánimos de los progenitores que lo único que quieren es proteger a sus hijos de una enfermedad cuya mortalidad aproximada es del 10 por ciento. Es precisamente en los centros privados dónde los padres han encontrado un ápice de esperanza. Pese a que lo habitual es que sean los propios padres quienes llevan la vacuna, este profesional gallego ha decidido facilitar aún más el proceso.

En el caso de que el profesional sea de seguro privado, el cauce usual de los padres suele ser el ir a una consulta para que se le administre a su hijo. Pero cuando se trata de un médico de la sanidad pública, los padres se ven obligados a buscar otra vía y la encuentran en las clínicas privadas. El precio de la vacuna, que se administra en dos dosis, se sitúa en torno a los 180 euros. Se ha constatado algún caso de clínicas privadas que han creado

Marcos Gómez Sancho

incluso una consulta hospitalaria específica para administrarla y cobrar tanto por la consulta como por la vacuna que tienen en su ‘stock’.

Puesto que no se puede conseguir en la farmacia libremente, ¿hay demanda para conseguirla a través de la sanidad pública? El Hospital Quirón de A Coruña es uno de los centros donde se suministra la vacuna y, según fuentes del centro, “se está vacunando a los grupos de riesgo”. “Al resto solo se les administra bajo prescripción médica”, aseguran. Según explican, son los padres quienes adquieren la vacuna en Portugal y luego acuden al centro para que se les administre, “normalmente en la revisión anual que se suele realizar a los niños”, afirman.

La praxis de este pediatra, sobre la cual no tiene constancia el Colegio de Médicos de Pontevedra del que depende este facultativo, no estaría respaldada por el Código Deontológico de la Organización Médica Colegial (OMC). Tal y como señalan fuentes de este órgano, “sin poner en duda la buena intención de un facultativo que realiza una transacción de esta naturaleza cuando no se demuestra afán de lucro, se debe hacer una llamada a la prudencia profesional para evitar actuaciones médicas que, además de entrar en conflicto con el artículo 66.7 del Código que establece que queda prohibida la venta directa a pacientes de fármacos o cualquier otro producto con finalidad terapéutica, tienen el riesgo de producir un efecto de consecuencias sanitarias negativas en la opinión pública”.
Caída de las ventas en Portugal tras el anuncio
de su regreso

Desde que el presidente de la Xunta anunciara su vuelta a las farmacias, las ventas en las boticas portuguesas han descendido entre un 50 y un 60 por ciento, según indican los responsables del Hospital Quirón de A Coruña.

Precisamente, la decisión del Ministerio de Sanidad de devolverla a las farmacias se ha producido tras el ‘envite’ del presidente del Gobierno gallego, quien avanzó que realizaría un piloto con la vacuna si Alfonso Alonso no permitía su vuelta a las oficinas de farmacia. Alberto Núñez Feijóo no aclaró entonces si este piloto permitiría incorporar al calendario vacunal gallego la inmunización frente al meningococo B, como en su momento hicieron con la del neumococo, que ahora está implantada en todas las autonomías.

Alberto Núñez Feijóo

Sin embargo, antes de que el presidente valorara con pediatras y epidemiólogos esta posibilidad, el ministro de Sanidad, Alfonso Alonso, ha tomado la delantera y ha avanzado que la vacuna volverá a venderse en las farmacias.

Algo parecido a lo sucedido ahora con el meningococo B pasó con la vacuna de la varicela. La decisión del Ministerio de Sanidad de bloquear su venta en farmacias también obligó a los padres a desplazarse a otras comunidades, como Navarra (donde se podía adquirir al tener incluida la vacuna en su calendario), e incluso a cruzar las fronteras en dirección a Francia y Andorra para poder suministrarla a sus hijos. El fin de la distribución farmacéutica dio lugar, incluso, a que se pusiera a la venta por internet, una praxis que fue denunciada el año pasado por las sociedades científicas.

El motivo por el que los colectivos profesionales rechazaron, entonces y ahora, esta práctica es claro: pese al interés demostrado en ir a comprar la vacuna incluso con grandes desplazamientos, no se garantiza la adecuada conservación ni el correcto traslado de la inoculación.
El doble campo de batalla de la administración vacunal La administración de las vacunas se ha convertido en un nuevo campo de batalla en Galicia desde dos vertientes. Por un lado, los pediatras pretenden que la del meningococo B no se administre únicamente en el canal hospitalario, sino que se incorpore al calendario vacunal dado que no es un producto nocivo y se trata de una patología grave y potencialmente mortal. Por otro lado, los farmacéuticos han propuesto administrar en las oficinas la vacuna de la gripe para aliviar la carga asistencial de la Atención Primaria y ofrecer un servicio descentralizado y de fácil acceso para los ciudadanos.
“El médico no debe ni intermediar en la compra
de vacunas”

Desde la OMC insisten en que “la primera obligación del médico es responder al interés de su paciente, incluso por encima del interés personal”. “El médico puede recomendar y prescribir aquello que considere necesario para recuperar y proteger la salud de sus pacientes”, explica a esta revista la Comisión Deontológica, presidida por Marcos Gómez. “En el caso de este pediatra”, añaden, “el médico no debe dispensar ni intermediar en la adquisición de una vacuna”.

Para el presidente de la Xunta, la decisión de devolver a las farmacias la vacuna del meningococo B es “adecuada”. Los servicios del Ministerio de Sanidad iniciarán ahora el proceso para contactar con los laboratorios y que la vacuna contra el meningococo B pueda estar disponible en las farmacias de toda España en pocos meses.

La lucha de los padres por devolver esta vacuna a las farmacias ha llegado hasta el popular portal de peticiones Change.org, donde la solicitud dirigida al ministro y al secretario general de Sanidad, Rubén Moreno, ha alcanzado los 96.963 firmantes. Detrás de la solicitud se encuentra la Fundación Irene Megias que considera que deben usarse todas las herramientas disponibles y eficaces para proteger a los menores y erradicar la meningitis en España. Con este respaldo ciudadano, la Oficina Jurídica Sociosanitaria (OJS), en representación de la fundación, ha presentado esta misma semana ante la Aemps una solicitud administrativa para que la inoculación llegue a las boticas.
Los pediatras valoran su incorporación a las oficinas de farmacia
La muerte por meningitis de una mujer en Arteixo el pasado mes de mayo volvió a abrir una brecha entre profesionales, pacientes y administración en torno a la liberalización de esta vacuna. La Asociación Española de Pediatría (AEP), a través de su Comité

Alfonso Alonso

Asesor de Vacunas (CAV), ha valorado positivamente la incorporación de la vacuna a las oficinas de farmacia, y confía en que “a este primer avance” le siga, “en un plazo razonable”, su incorporación en el calendario de vacunación infantil.

Consideran que la vacuna cumple los criterios de vacunación sistemática, de hecho está incorporada desde hace varios meses en diferentes calendarios vacunales infantiles oficiales de otros países, fundamentalmente en aquellos donde predomina este tipo de bacteria, como ocurre en España.

En este sentido, el CAV recuerda que la enfermedad meningocócica invasora, con sus dos formas de presentación principales (sepsis y meningitis), es una patología grave y potencialmente mortal, causada por distintos serogrupos de Neisseria meningitidis, entre los cuales, actualmente, predomina el serogrupo B en Europa. La mayoría de los casos se produce en la edad pediátrica, con una mortalidad aproximada del 10 por ciento y un riesgo de secuelas permanentes del 20 al 30 por ciento entre los supervivientes.
Prudencia por cómo será el regreso a la farmacia
El Bloque Nacionalista Galego (BNG) ha sido otro de los protagonistas de esta batalla. La diputada Rosana Pérez ha defendido una proposición no de ley (PNL) en el Congreso de los Diputados con el objetivo de instar al Gobierno a incluir esta vacuna en el calendario. Tras el anuncio del presidente de la Xunta, Pérez se pregunta ahora cómo lo van a hacer. En declaraciones a ‘Revista Médica’, la diputada nacionalista asegura que “teme que se desarrolle a cuenta gotas y se genere la misma incertidumbre que con los tratamientos de la hepatitis”. “Estamos esperando que sea el ministro quien nos confirme y nos explique cómo lo van a hacer”. La diputada espera que este sea el primer paso hacía su inclusión en el calendario, “pero tendrá que pasar antes por el Consejo Interterritorial para extender esta medida a todo el Estado, y especialmente a las autonomías fronterizas”. Rosana Pérez admite que ve con “prudencia” este anuncio y espera que los trámites “se hagan cuanto antes”.

Al igual que ocurrió el año pasado con la vacuna de la varicela, la relevancia de la del meningococo ha cobrado fuerza hasta el punto de que ha saltado a los medios de comunicación generalistas, lo que ha movido más el asunto. La resolución aportada por Sanidad ha aplacado las reivindicaciones, precisamente justo antes de que saltase el caso de difteria de Olot (Barcelona), lo que ha provocado que se abra un debate sobre la obligatoriedad y accesibilidad de las vacunas frente a los movimientos contrarios, tal y como relató ‘Revista Médica’ en su número anterior.

Así que no hay fecha definitiva todavía, pero la llegada a las farmacias de esta inoculación reclamada por padres y pediatras está más que próxima. De esta manera, se pondrá el punto y final a acciones como la de progenitores que hacen viajes internacionales a por una vacuna, y la de este médico vigués que intenta ayudar con una praxis poco habitual, en una especie de ‘contrabando’ de vacunas totalmente anodino en pleno siglo XXI y en un país desarrollado.