¿Quiere recibir Revista Médica en su correo de forma gratuita?
31/05/2015 n239
José A. Puglisi
Podemos ha reforzado su presencia en el escenario político español tras las elecciones del 24-M y ahora toca desarrollar sus líneas programáticas. Algunos de sus principales representantes han sido vinculados, en más de una ocasión, con el Gobierno de Venezuela, una nación con la que han estrechado vínculos gracias a la asesoría que ofrecían por medio de la Fundación Centros de Estudios Políticos y Sociales (CEPS), con sede en España y en el país latinoamericano. ‘Revista Médica’ ha tenido acceso a documentos en los que se observa la asesoría de la organización al régimen de Nicolás Maduro en materia de sanidad y cuyo principal objetivo ha sido el de intentar disimular el fracaso en el control de las enfermedades tropicales, así como el evidente deterioro del sistema sanitario venezolano.
Solo hace falta un mosquito para poner en evidencia la debilidad del sistema sanitario venezolano. Así quedó evidenciado en 2014, cuando las enfermedades transmitidas por este insecto afectaron a unas 45.000 personas, lo que saturó un sistema de salud que, durante los últimos 10 años, ha permanecido colapsado por la falta de recursos, médicos e infraestructuras. Precisamente, esta es la imagen que la Fundación Centros de Estudios Políticos y Sociales (CEPS) ha intentado ocultar a través de un conjunto de documentos de asesoría de comunicación entregados a la Presidencia del país latinoamericano y a los que Revista Médica ha tenido acceso.

La Fundación CEPS, que cuenta y ha contado en su interior con miembros del partido Podemos, reconoce en los documentos las carencias del “sistema de abastecimiento de insumos [recursos] y acceso a medicamentos y otras fallas locales y estructurales del sistema (ampliamente señaladas en los informes de los inspectores del Ministerio del Poder Popular del Despacho de la Presidencia y Seguimiento de la Gestión de Gobierno)”. Sin embargo, su preocupación no recae en los efectos que este modelo sanitario genera en el 60 por ciento de la población, sino en la ventaja política que la oposición venezolana podría sacar al asunto.

Las carencias del sistema sanitario venezolano son, para la Fundación CEPS, “un vivero fecundo para la creación de proyectos comunicacionales de ataque”. En este sentido, han asesorado al Gobierno de Nicolás Maduro para evitar que la crisis sanitaria genere en el máximo de la población dos conclusiones: “La ineficiencia pública en la gestión de estos servicios y la falta de capacidad de gestión en el chavismo para resolver problemas reales”.
La Fundación CEPS,
el nexo entre Podemos y Venezuela
La Fundación CEPS ha contado en su consejo ejecutivo con la participación de los líderes de Podemos: Pablo Iglesias, Íñigo Errejón y Luis Alegre. Se trata de una estructura que, junto a las aportaciones de Juan Carlos Monedero, el que fuera ‘número tres’ de la formación, ha ofrecido asesoría política a distintos países de América Latina, entre los que está Venezuela. Pablo Iglesias, por ejemplo, comenzó a trabajar en la fundación en 2006 y, a partir de 2008, se incorpora a la dirección de la organización. No por casualidad en su currículo se define como “responsable de análisis estratégico de la presidencia de Venezuela con la Fundación CEPS”.

El exdiplomático venezolano Williams Cárdenas no considera que sea una vinculación casual. “Las actividades de la Fundación CEPS en Venezuela y otros países latinoamericanos han sido desarrolladas por algunos profesores de Ciencias Políticas y Derecho Constitucional de universidades españolas,
Williams Cárdenas, exdiplomático venezolano.
que encontraron en esos países el laboratorio adecuado para aplicar sus experimentos y recetas en los recientes procesos sociales y políticos de esos países, con la consecuente contraprestación económica para la Fundación”, puntualiza.

Cárdenas agrega que es “innegable la afinidad política del contenido de las directrices y estrategias políticas pregonadas en los países americanos por los representantes de la Fundación CEPS, con la ideología que ahora esgrimen con su partido Podemos”. Para el exdiplomático y coordinador de la Plataforma Democrática de Venezolanos en Madrid, los miembros de Podemos “pretenden aparecer como bisoños ciudadanos que ahora han dado el salto a la política, cuando es ampliamente conocido su desempeño americano, que, por cierto, ha devenido en el peor de los fracasos de la historia política venezolana de todos los tiempos”.
Cómo ocultar las carencias sanitarias

Joseph Goebbels creía que “una mentira repetida mil veces se convierte en verdad”. Una teoría que recuperó la Unidad de Análisis Estratégico de la fundación, donde trabajaron algunos de los líderes de Podemos, para ocultar la crisis sanitaria en Venezuela. Según el informe, el presidente, Nicolás Maduro, tenía que transmitir a la mayoría de la población un solo mensaje: “El proceso de transformación del sistema de salud está en marcha”.

La frase, aunque para muchos incierta, impulsaría el desarrollo de “la revolución de las Misiones Socialistas” (estructuras paralelas a la sanidad pública). Así lo asegura el documento de asesoría que, en ningún párrafo,
El ‘número dos’ de Podemos, Íñigo Errejón.
propone medidas reales o concretas, sino consejos meramente destinados a mejorar la imagen de la Revolución Bolivariana por medio de mensajes clave y estratégicos que deberán ser transmitidos en los medios de comunicación para calmar el descontento popular.

La depuración de la reputación presidencial pasaría por la construcción de una doble imagen de Maduro, la del “presidente estatista [que exalta el poder y la preeminencia del Estado sobre las demás entidades sociales] y defensor del pueblo”. Para consolidar la primera, se recomienda que el presidente transmita un mensaje lleno de seguridad y progreso en el ámbito sanitario. “Tras los primeros resultados del diagnóstico de problemas y tareas revolucionarias en la primera fase del sacudón, hemos identificado los problemas clave, las áreas focales de actuación y hemos establecido los objetivos a alcanzar en cada uno de ellos”, proponen.
Pistas para ‘limpiar’ la cara del Gobierno de Maduro

“La activación del Estado Mayor de Salud” es la segunda recomendación para limpiar la cara del Gobierno y promover la imagen del presidente estatista, ya que permite “ejemplificar y simbolizar la puesta en marcha de este proceso transformador”. Una vez más, la teoría de Goebbels.
El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro.
Sin embargo, para que la campaña esté completa, aún queda la necesidad de “humanizar” al régimen y convertir a Maduro en el “presidente defensor del pueblo”.

¿Cómo humanizar un gobierno que no ha invertido durante 10 años en sanidad pública? Pues delegando responsabilidades. El informe recalca la importancia de que Maduro anuncie, públicamente, la creación de “un equipo con responsabilidades y tareas claras y concretas, y con fechas establecidas para el logro de los resultados”.

La recomendación fue seguida al pie de la letra y, el pasado 23 de septiembre de 2014, el presidente Maduro anunció la creación del Estado Mayor Nacional para el combate contra el dengue y el chikungunya. Además, designó a un equipo responsable de esta labor que, en esta oportunidad, estaría liderado por la ministra para la Salud, Nancy Pérez, junto con el apoyo de gobernadores, alcaldes y autoridades sanitarias en todo el país.
“El PSOE también privatiza” ‘Revista Médica’ ha tenido acceso a otros documentos de la Fundación CEPS en los que lanzan fuertes críticas contra el expresidente Felipe González y el PSOE. Argumentos que fueron entregados al Gobierno de Venezuela para desacreditarle públicamente tras la reunión que mantuvo, en octubre de 2014, con el líder opositor venezolano, Henrique Capriles, y que podrían ser desempolvados por la visita a Venezuela que tiene prevista González para este 1 de junio.

Para la institución próxima a Podemos, “el PSOE, al igual que sus homólogos en el resto de Europa, dejó de ser una opción socialdemócrata y mucho menos de izquierda” y ese distanciamiento ha llevado a que el partido comenzara “la privatización de la sanidad y la educación, que luego completaría el Partido Popular”. Una decisión que genera descontento social en España, por lo que “la ola de movilizaciones que sacude el país desde el 15-M y las nuevas experiencias políticas de impugnación, como Podemos, focalizan sus protestas en el sistema bipartidista encarnado por PP y PSOE”.

El expresidente también cae en la diana y le consideran “el ejemplo paradigmático de las puertas giratorias que comunican los Consejos de Ministros con los consejos de administración de las grandes empresas”. En este sentido, toman en consideración que “acabada su etapa de presidente del Gobierno, se incorporó al consejo de administración de Endesa y trabaja como asesor del mexicano Carlos Slim, uno de los hombres más ricos del mundo”.
Vendiendo humo

Aunque las recomendaciones de la Fundación CEPS ayudaron a minimizar las críticas contra el Gobierno de Venezuela en materia de sanidad, no fomentaron una solución real al problema sanitario. Solo un mes después de la creación del Estado Mayor Nacional,
Juan Carlos Monedero, impulsor de la formación de Iglesias, durante un acto pro Chavista. 
sobre el tema, donde destaca la “juramentación del Estado Mayor para el despliegue del plan nacional contra el dengue y chikungunya” y la lucha en contra de los criaderos de los mosquitos. en el país se diagnosticaron 7.072 nuevos casos de chikungunya y más de 50.000 de dengue, según el vicepresidente para el Área Social de Venezuela, Héctor Rodríguez.

Ante el elevado número de casos registrados, la más evidente solución: otro informe de asesoría. En este caso, centrado en las recomendaciones para el próximo discurso presidencial

En efecto, el 28 de septiembre de 2014, el presidente Maduro vuelve a abordar la temática sanitaria a través de las redes sociales, donde apunta la importancia de que la población se sume al plan nacional y recuerda que es “muy importante acabar con los criaderos de zancudos, que son los vectores de estos males”.
Más consejos propagandísticos

En el segundo documento también se recomienda la movilización de las autoridades sanitarias más próximas al oficialismo para facilitar la limpieza de la imagen del gobierno hacia sus ciudadanos, por lo que aconseja contar con el apoyo de “los médicos de Medicina Integral Comunitaria, de la Red Primaria, Misión Cubana, Misión Barrio Adentro Deportivo, Unidades de Batalla Hugo Chávez, milicias, trabajadores, promotores sociales, miembros del Comité de Salud o Consejo Comunal y voceros comunitarios”.

Una medida que permaneció activa durante los últimos meses de 2014 y que ofreció una gran exposición mediática a los grupos de apoyo oficialistas, quienes organizaban jornadas, brigadas o conversatorios sobre las enfermedades tropicales,
El líder de Podemos, Pablo Iglesias. 
pero sin que esto conllevase medidas concretas de prevención o lucha contra las mismas.

Algunos de los eventos realizados fueron, en su totalidad, una propaganda política. Por ejemplo, el primero de noviembre de 2014 se realizó en un colegio de Caracas la Cuarta Capacitación del Plan de Prevención contra el dengue y chikungunya. Un evento al que no acudió la comunidad en general, sino solo algunos miembros de las Unidades de Batalla Hugo Chávez, los diputados oficialistas Carlos Sierra y Eduardo Piñate, el concejal metropolitano Alexander Nebreda y los integrantes de la Dirección de Salud.

Los expertos prevén que Venezuela alcance nuevamente cifras preocupantes en las enfermedades tropicales durante el segundo semestre de este año, propiciadas por la falta de implementación de medidas sanitarias y el crecimiento de los índices de las mismas patologías en la región. En Venezuela, un mosquito es suficiente para demostrar la debilidad del sistema sanitario, incluso si los gurús próximos a Podemos intentan ocultarlo dictando sus propias políticas sanitarias en el régimen de Nicolás Maduro.