¿Quiere recibir Revista Médica en su correo de forma gratuita?
17/05/2015 n237
Mi compañero Manolo, que como no tiene hijos se gasta sus ahorros en viajes, anda muy contento estos días en el desayuno porque ha leído que en los aeropuertos españoles va a haber wifi gratis ilimitado. Y yo me pregunto, ¿por qué no en los hospitales?

Aquí a los pacientes se les hacen las horas eternas esperando un diagnóstico en urgencias o que llegue su turno de operación, postrados en una cama. Y en muchas ocasiones para los que tenemos que hacer el turno de noche los minutos también se estiran como el chicle (qué metáforas, soy un poeta). Además, quienes pasan por un hospital se supone que lo hacen obligados por su salud, mientras que quienes transitan por un aeropuerto van camino de las vacaciones en la mayoría de los casos. Y los que viajan por trabajo, pues que les pague el internet su empresa, que para eso son directivos.

Si hubiera banda ancha en los centros sanitarios seguro que esos sesudos teóricos de la Sanidad harían estudios documentadísimos para hablar de “la incidencia del entretenimiento móvil en el paciente hospitalizado”, y algún laboratorio afirmaría que “el wifi hospitalario mejora la adherencia al tratamiento”.
Aunque ya me estoy viendo lo que sucedería si pusieran wifi en los hospitales… Que no sería por la patilla precisamente. Solo hay que ver que las teles en las habitaciones son como parquímetros, que no te dejan ver el telediario si no echas una monedita. E incluso me han comentado que hay algunos centros públicos en los que el acompañante, si quiere reclinar el sillón para pasar la noche junto a ‘su enfermo’, debe tirar de tarjeta y pagar hasta 5 ‘eurazos’.

Así que ya me estoy imaginando a ese paciente enseñando Visa para jugar online al ‘Candy Crush’ y quitarle el récord a la mismísima exministra Villalobos. Ella, si aún estuviera al frente de la Sanidad patria, seguro que apostaría por esto del wifi hospitalario, porque entiende muy bien que el tedio de las horas monótonas (como las de los Debates sobre el Estado de la Nación) se combate mejor con una buena banda ancha para el móvil o la ‘tablet’.