¿Quiere recibir Revista Médica en su correo de forma gratuita?
26/04/2015 n234
Imprevistos

Esta semana han sucedido muchas cosas imprevistas. Y no me refiero a la eliminación del Atleti en la Champions (que para algunos era de prever) ni al corte de pelo ‘radical’ de la reina Letizia. A lo que voy es que la otra mañana desayunaba viendo la noticia del volcán Calbuco, en Chile, y pensaba que cómo es posible que, a estas alturas de la película, no seamos capaces de predecir una erupción volcánica. Afortunadamente, la situación está bajo control, pero parece que la fuerza de la naturaleza siempre va a superar la capacidad del ser humano para verla venir.

Otra asunto inesperado, aunque en este caso soy de la opinión de que se podría haber evitado, ha sido el vertido de fuel en las aguas de Canarias a causa del hundimiento del pesquero ruso. Decían que no había riesgo de fuga, pero lo cierto es que, al menos, hay tres escapes de combustible descontrolados. Se me ponen los pelos de punta cuando me acuerdo de los “hilitos de plastilina” del Prestige…
Pero lo más insospechado, desde luego, ha sido el trágico suceso del menor que ha matado a un profesor en un instituto de Barcelona. A veces tenemos la impresión de que estas cosas solo suceden en las películas. Dilucidar aquí si esto se podría haber prevenido o no es harina de otro costal. En fin, ¿quién no quisiera tener una bola de cristal para poder anticiparse a los acontecimientos? Aunque, bueno, si todos pudiéramos pronosticar lo que va a ocurrir, quizá no harían falta tantos hospitales ni todos los profesionales que trabajamos en ellos.