¿Quiere recibir Revista Médica en su correo de forma gratuita?
05/04/2015 n231
Teniendo en sus alineaciones a jugadores cuyo fichaje ha costado más de 40 millones de euros, está claro que los grandes clubes deportivos como el Real Madrid, el Atlético de Madrid o el FC Barcelona no pueden dejar el cuidado de estos ligamentos, articulaciones, músculos y huesos de oro en manos de cualquiera. Cada uno elige una forma de organizar la asistencia sanitaria, pero el objetivo es común: que los equipos estén en plena forma para conseguir el mayor número de títulos cada temporada.
Ricardo Martínez/Sandra Melgarejo
Recabar información acerca de los cuidados médicos que reciben los jugadores de los principales equipos de fútbol de nuestro país no es sencillo. Ni siquiera cuando se les explica que el interés informativo es conocer cómo se organiza la atención sanitaria, sin entrar a valorar casos concretos de futbolistas como Lionel Messi, Cristiano Ronaldo o Fernando Torres, ni rencillas internas, ni disputas entre clubes. “No realizamos ese tipo de reportajes”, responden desde prensa del Real Madrid, dando la callada por respuesta cuando se les pregunta el motivo. En el eterno rival, el Fútbol Club Barcelona, se limitan a enviar un documento de 2013 y un enlace a su página web, aunque desde el Departamento de Comunicación afirman que “insistieron al responsable de los servicios médicos del club” para que respondiera a las preguntas de esta publicación.

El menos hermético ha sido el vigente campeón de Liga. El jefe de sus Servicios Médicos, José María Villalón, atendió a ‘Revista Médica’ en la Ciudad Deportiva del Atlético de Madrid: “La primera plantilla cuenta con un médico, un enfermero, cuatro fisioterapeutas, un recuperador físico, un nutricionista, un podólogo y un gabinete de Psicología. Además, tenemos centros médicos de apoyo para cualquier eventualidad o pruebas diagnósticas, médicos de referencia en diversas especialidades y consultores externos que, en algunos momentos, hacen falta para patologías de tipo neurológico o endocrinológico. Para ello, tenemos una clínica en el propio estadio Vicente Calderón, que se creó en 1995. Allí trabajan más de 40 médicos en más de 20 especialidades, como la Unidad del Dolor, Radiología, Rehabilitación, Medicina del Deporte, Traumatología, Dermatología… Prácticamente, como si fuese un centro de Atención Primaria”.

José María Villalón, jefe de los Servicios Médicos del Atlético de Madrid
Y es que, según Villalón, el clínico de un club deportivo “se convierte en el médico de familia de todos los deportistas”. Si fuera necesario derivar a algún jugador, el centro de referencia es la Clínica Fremap cercana a la Ciudad Deportiva del Atlético de Madrid en Majadahonda, el lugar de entrenamiento habitual del equipo. “Tenemos una serie de apoyos, nada desdeñables, importantes para que podamos desarrollar de forma integral y multidisciplinar la labor del departamento”.
La nariz de Mandzukic Un ejemplo real de cómo trabajan los Servicios Médicos del Atlético de Madrid ocurrió al principio de la temporada de Liga 2014-2015, cuando el jugador Mario Mandzukic recibió un codazo en la nariz durante un partido de Champions fuera de casa contra el Olympiacos. El resultado: fractura de huesos propios y del cartílago nasal. Cuando el equipo volvió a España, se le realizó un TAC en la Clínica Fremap y fue operado. Estuvo ingresado un día y se le diseñó una máscara facial protectora a medida para acelerar su regreso al terreno de juego. Así, explica José María Villalón, “se equilibra el alto rendimiento físico con preservar posibles estados lesionales”.
Atención sanitaria externalizada

En 2008, el Real Madrid decidió externalizar sus servicios médicos y firmó un acuerdo con Sanitas. Este proveedor sanitario “subrogó a todos los profesionales que venían del club” y pasó a gestionar todas las categorías deportivas de fútbol y baloncesto. Así, cada equipo tiene un médico titular responsable más dos fisioterapeutas. No obstante, Carlos Díez, jefe de los Servicios Médicos Sanitas-Real Madrid, explica a ‘Revista Médica’ que “la responsabilidad del primer equipo siempre está condicionada por el propio club, sobre todo por la importancia y por la repercusión mediática que conlleva”.

Carlos Díez, jefe de los Servicios Médicos Sanitas-Real Madrid
En su opinión, las ventajas de externalizar los servicios médicos a una compañía que se dedica exclusivamente a ello “son enormes”, sobre todo con un proveedor sanitario que dispone de una red integrada de ámbito nacional e internacional –a través del Grupo Bupa– que cuenta con “los mejores profesionales” y con “un alto nivel” de calidad e innovación tecnológica. “Poner eso a disposición de la salud de los jugadores supone dar un salto cualitativo importante, ya que las posibilidades de cobertura asistencial están muy por encima de las que el club podría dar a nivel individual”, afirma Díez.
No solo fútbol

Como se ha comentado anteriormente, no todo en un club es el equipo de fútbol de Primera División: la organización de los servicios médicos en una organización de estas características abarca la totalidad de las categorías de cada una de las disciplinas deportivas que incluye. De los tres grandes, el Barça es el que más tiene: cinco secciones profesionales (fútbol, baloncesto, balonmano, hockey sobre patines y fútbol sala) y otras tantas amateur (hockey hielo, hockey hierba, patinaje artístico, voleibol, rugby, baloncesto en silla de ruedas, etc.).

En total, los Servicios Médicos del FC Barcelona –que se trasladaron en 2011 a un nuevo centro de 1.300 metros cuadrados en la Ciudad Deportiva Joan Gamper de Sant Joan Despí y cuyo partner médico oficial es Assistència Sanitària– dan cobertura a unas 2.000 personas (entre deportistas y personal) de 118 equipos y cubren más de 4.000 partidos de diferentes deportes cada temporada. Por ejemplo, los datos asistenciales del periodo 2011-2012 suman 6.745 visitas a los servicios médicos centrales, 1.641 exámenes de salud, 32 intervenciones quirúrgicas y 57.755 sesiones y tratamientos de fisioterapia.
El Chacho también tiene tarjeta Como no solo de fútbol vive el hombre, los jugadores de la primera plantilla del Real Madrid de baloncesto, como Sergio Rodríguez ‘El Chacho’ y Rudy Fernández, y su técnico, Pablo Laso, también tienen las tarjetas médicas de Sanitas que les permiten disfrutar de cobertura médica completa. Tanto la primera plantilla como el entrenador tienen acceso a la Unidad de Medicina del Deporte en el Hospital Sanitas La Moraleja, que cuenta con atención especializada, así como con un Servicio de Prevención y Tratamiento de las principales patologías asociadas al deporte.
Prevenir y curar

La atención sanitaria se encarga tanto del trabajo preventivo como del curativo. “El enfoque es dar cobertura en la prevención de lesiones, así como en la propia lesión deportiva. Cada uno de los equipos del Real Madrid trabajan de forma multidisciplinar con preparadores, recuperadores y fisioterapeutas, que diseñan y establecen unos programas específicos de tratamiento para aumentar el rendimiento deportivo”, detalla Díez.

En la misma línea trabajan los Servicios Médicos del FC Barcelona, que tienen “dos objetivos estratégicos básicos: obtener deportistas con conductas higiénico-deportivas saludables que favorezcan el máximo rendimiento deportivo y, a la vez, la prevención y la resolución óptima de los problemas de salud que presenten los deportistas”. Respecto a los hábitos higiénico-deportivos, el Barça desarrolla programas educativos sobre nutrición, prevención del dopaje y de consumo de sustancias tóxicas, y salud laboral (dirigido a entrenadores, staff técnico, preparadores físicos y resto de personal).

Por su parte, Villalón detalla que los médicos del Atleti, al igual que en el resto de clubes, también se encargan de los reconocimientos médicos previos al fichaje y de los de pretemporada, donde se hacen todo tipo de pruebas para valorar el estado de salud y la forma física del jugador: “Cuando llega un futbolista nuevo se valoran los antecedentes patológicos, familiares y deportivos, cirugías que se le han practicado, y nos aseguramos de que no tiene ninguna patología que le impida la práctica deportiva. Después, se realizan test de esfuerzo que miden los parámetros fisiológicos que indican cómo se encuentra. Además, se lleva a cabo un trabajo preventivo en articulaciones o algunas partes del cuerpo que requieren una atención especial, como, por ejemplo, un tobillo que ha sufrido varios esguinces y que puede tener una laxitud crónica, problemas de rodilla, una cirugía de cruzado anterior en una rodilla... Todo eso nos lleva a realizar un plan general y específico individualizado para cada jugador. Cuando trabajas en un club de élite de alto rendimiento deportivo todas estas medidas son más exhaustivas”.
Libre elección de médico

Ahora bien, aunque los servicios médicos de los clubes cubran toda la demanda asistencial que pueden tener sus deportistas, ya sea en sus propias instalaciones o derivándoles a las clínicas de sus proveedores o partners sanitarios, Díez indica que “el derecho de autonomía que tiene el paciente, el jugador en este caso, forma parte del juego de la asistencia sanitaria”. Es decir, que cuando cualquier persona se pone enferma tiene la capacidad de elegir al profesional que quiere que le trate. “Eso sí, debemos controlar que hay una buena organización y comunicación para que podamos hacer un correcto seguimiento de la recuperación del jugador”.

Por otro lado, Villalón señala que, en los últimos años, no se ha dado el caso de que en el club rojiblanco haya habido jugadores que prefirieran operarse con sus médicos de confianza, aunque afirma que están “abiertos” a esta posibilidad. “Tratamos que cada caso quirúrgico siga nuestro cauce oficial. Si el deportista opta por ser intervenido por un facultativo de su país respetamos su voluntad. En ese caso, realizaríamos una labor de acompañamiento y de supervisión. No nos oponemos a que se operen en su lugar de origen porque, a veces, el idioma o el entorno familiar ayudan a su recuperación”.
Centro de Excelencia Médica de la FIFA Los Servicios Médicos de la Ciudad Deportiva Joan Gamper del FC Barcelona recibieron en 2013 la distinción de Centro de Excelencia Médica de la Federación Internacional de Fútbol (FIFA), convirtiéndose así en el primer club de fútbol del mundo y el primer centro médico español en lograrlo. Las instalaciones cuentan con diez consultas médicas, una sala de pruebas funcionales (cardiorrespiratorias), una sala de rayos X, otra de densitometría, cinco ecógrafos de partes blandas y un ecocardiógrafo, y una sala de sala fisioterapia, equipada con hipertermia, ondas de choque, magnetoterapia, interferenciales, ultrasonidos, microondas, bicicletas isocinéticas, elípticas, tapiz rodante y un aparato de propiocepción.
'Return to play'

En ocasiones, los aficionados al fútbol tienen la sensación de que hay cierta presión por parte del cuerpo técnico para que se aceleren los plazos de recuperación o para que un jugador fuerce más de la cuenta. En este sentido, Díez asegura que “si hay algo que caracteriza al Real Madrid es que el trabajo con el staff técnico es de colaboración y comunicación absoluta; los aspectos positivos y negativos de la situación del jugador y de la relevancia del evento deportivo se ponen encima de la mesa para tomar decisiones conjuntas –más conservadoras o arriesgando en función de las necesidades de la competición– sobre el return to play. Como suele pasar en cualquier organización, hablando se entiende la gente y esa es la mejor forma de trabajar”.

Villalón se expresa términos similares: “Somos un servicio médico y, por lo tanto, estamos a disposición de los deportistas y los técnicos, que necesitan nuestro apoyo y nuestra orientación. En general, prevalece el criterio médico y es raro que un entrenador interfiera en nuestra labor. En líneas generales, hay máximo respeto y no hay confrontación. La propia actividad del deporte de alta competición conlleva siempre presión, pero tratamos de llegar a la recuperación completa, no nos arriesgamos a pagar las secuelas de un restablecimiento incompleto, ya que si un jugador sale al campo y se vuelve a lesionar no es un buen resultado para nadie. La experiencia nos dicta cuál es la mejor manera de explicarle la situación al técnico y, más que el entrenador, es la propia dinámica competitiva la que te lleva a una valoración del tiempo que necesita el futbolista para recuperarse al cien por cien”.

Instalaciones de los Servicios Médicos del FC Barcelona
Hay que tener en cuenta que, cuando se habla de alta competición, se debe diferenciar el concepto de alta médica del de alta deportiva. “Un deportista de élite tiene que volver a su capacidad de rendimiento en las mismas circunstancias que se encontraba antes de lesionarse. Desde el punto de vista médico puede haberse recuperado, pero queda una segunda parte de trabajo con recuperadores funcionales y preparadores físicos para restablecer el máximo rendimiento”, puntualiza Díez.

En definitiva, a pesar de las particularidades organizativas de cada uno, la asistencia sanitaria es bastante similar en los tres casos, ya que tienen el mismo nivel de exigencia. Todos participan hasta el último momento en todas las competiciones y eso hace que pongan más atención en la salud de sus jugadores que otros equipos que solo juegan una vez a la semana. Y todo ello sin entrar a valorar la gran repercusión mediática de cada parte médico.