¿Quiere recibir Revista Médica en su correo de forma gratuita?
01/03/2015 n226

Andalucía inaugura la cita de los ciudadanos con las urnas el próximo 22 de marzo y las medidas que ponga en marcha el partido que se haga con la presidencia de la Junta pueden marcar la hoja de ruta del resto de comunidades, que se enfrentan a las elecciones el próximo 24 de mayo. Sobre la ‘mesa sanitaria’ planean ya algunas propuestas que podrían extrapolarse desde la comunidad andaluza a otras autonomías, como la recuperación de unas condiciones laborales dignas, la continuidad de la subasta de medicamentos para seguir contribuyendo a la contención del gasto farmacéutico y la puesta en marcha de un plan de choque para corregir el incremento de las listas de espera.


Cristina Mouriño
Ya ha comenzado la cuenta atrás para los partidos políticos andaluces, que ultiman estas semanas sus programas electorales de cara a la cita con las urnas del próximo 22 de marzo. La sanidad, como no podía ser de otra manera, también se somete al examen de los ciudadanos, por lo que las formaciones perfilan la que será su oferta en esta materia para los próximos cuatro años.

Pese a que, al cierre de esta edición, el Partido Socialista (PSOE) no cuenta aún con un programa electoral oficial, el partido que ostenta en estos momentos la presidencia de la Junta de Andalucía ya tiene claros cuáles serán los proyectos estrella si renueva la confianza de los andaluces. Ya en el proyecto de presupuestos para 2015, la Consejería de Igualdad, Salud y Política Social, liderada por María José Sánchez Rubio, subrayó la enorme importancia que concede el Gobierno andaluz a las políticas sociales, su sensibilidad con la situación de los colectivos de población más vulnerable y el compromiso con los sistemas públicos de protección, por lo que la hoja de ruta de los socialistas será, precisamente, mantener estos principios.
La defensa de lo público: baza electoral de Susana Díaz

Susana Díaz ha hecho de la defensa de lo público su baza electoral por excelencia. El pasado mes de enero, la presidenta de la Junta apuntaba que los socialistas “no vamos a dejar que los que hicieron negocio con el ladrillo lo hagan también con nuestra sanidad” y aseguraba que “en Andalucía hacemos las cosas de forma diferente y no vamos a dejar que se toque la sanidad porque la vamos a necesitar toda nuestra vida”. Tanto ella como la consejera del ramo defienden que “contar con un sistema sanitario público, fiable y eficaz es fundamental para los andaluces y andaluzas, y para todos los españoles, así que es una prioridad irrenunciable para los socialistas en toda nuestra acción política”.

Este “compromiso inquebrantable” es tal, que Sánchez Rubio garantiza que estará reflejado en el programa del PSOE para las elecciones municipales y avanza que apostarán por “construir y ofrecer a la ciudadanía ciudades saludables”, en las que la protección sanitaria alcance a toda la gestión municipal, desde el urbanismo hasta el medio ambiente o el deporte.

2015 será el año en el que, de renovar la presidencia de la Junta, el PSOE devuelva a los empleados públicos la paga extra y a los sanitarios las jornadas al cien por cien. Esta última promesa ya ha comenzado a tomar forma y, según prevé el Gobierno andaluz, será efectiva a partir del 1 de marzo. El ámbito de los recursos humanos quizá haya sido, precisamente, la principal estrategia de cara a los comicios.
Susana Díaz
Así, garantizar una mayor estabilidad de 8.500 profesionales eventuales en el Servicio Andaluz de Salud (SAS) ha sido su mejor baza o, al menos, la más sonada en los últimos meses. El Ejecutivo autonómico también asegura que se continuará desarrollando la Oferta Pública de Empleo (OPE) de 2014, con una convocatoria de 1.407 plazas, y que, en 2015, se aprobará una nueva oferta de empleo que responda al 50 por ciento de la tasa de reposición.

La defensa a ultranza de la universalidad y el carácter público ha impregnado también los servicios sociales. La Junta trabaja en una nueva ley en este ámbito que actualice la de 1988 y que considera como personas beneficiarias del sistema a todas aquellas de nacionalidad española con residencia en la comunidad autónoma, las extranjeras empadronadas y residentes, los andaluces y las andaluzas en el exterior y, en su caso, a todas aquellas que, encontrándose en Andalucía, sufran alguna situación de extrema urgencia personal, familiar o social. Una de las principales novedades del texto es el reconocimiento del derecho de la persona usuaria a la libre elección del tipo y modalidad de servicio más adecuado de entre los disponibles, así como a renunciar al mismo si lo desea. Igualmente, se recoge la opción de que cada persona pueda expresar su voluntad anticipada de recibir un determinado recurso en previsión de situaciones futuras de incapacidad.

Otro de los caballos de batalla durante los últimos años ha sido la subasta de medicamentos, una iniciativa con la que los socialistas tienen previsto continuar y con la que esperan ahorrar 200 millones de euros, hasta cubrir el total de medicamentos susceptibles de seleccionar para su dispensación cuando se prescriban por principio activo. En este ámbito, la consejera manifiesta su confianza en que el informe de la Agencia de Defensa de la Competencia de Andalucía, que respalda el procedimiento, sea tenido en cuenta por el Tribunal Constitucional.
Recorte de 2.402 millones en sanidad

Según el PP, Andalucía es la última comunidad en gasto sanitario por habitante (1.040 euros), frente a la media española, (1.257 euros). “Entre 2012 y 2014 el Gobierno de Andalucía recortó en sanidad 2.402 millones y dejó de ejecutar 710 millones. Esto demuestra que el PSOE gasta pero no paga”, asegura Juanma Moreno.
Retos en asistencia sanitaria

María José Sánchez Rubio
Como retos en el ámbito de la asistencia sanitaria, se está trabajando en la mejora de los tiempos de respuesta de las consultas de Recogida de Resultados, así como en la garantía de nuevos plazos de respuesta, como en los casos en los que sea necesario realizar cirugía cardiaca, de modo que no se supere el plazo de 90 días desde su indicación. En este sentido, ya se está realizando un pilotaje en Málaga para la gestión de citas de pruebas analíticas a través de Salud Responde.

Respecto a otros objetivos asistenciales para 2015, Sánchez Rubio señala que pasan por seguir potenciando la capacidad de resolución en Atención Primaria, que ya es del 80 por ciento, acercando la asistencia al domicilio del paciente y disminuyendo la necesidad de acudir a urgencias hospitalarias.

En cuanto a las necesidades de infraestructura y equipamientos, el Gobierno socialista seguirá dando respuesta “dentro del marco de restricción presupuestaria, que conduce a terminar, en primer lugar, aquellas infraestructuras que están en fase constructiva avanzada y las que son más necesarias en función de la asistencia”.
El Campus de la Salud de Granada

Entre las inversiones más importantes que llevará a cabo el PSOE el próximo ejercicio se encuentra la del equipamiento, instalaciones y obras de renovación en los centros dependientes de la Agencia Pública Hospital de Poniente, de Almería. En Granada, se pondrá en marcha el Hospital del Campus de la Salud y se iniciarán las obras de los centros de Atención Primaria de Íllora y Benalúa, recientemente adjudicadas.
IU recuperará la dotación de personal y mantendrá la subasta

Izquierda Unida (IU) también se ha aferrado a la subasta de medicamentos como propuesta estrella para la cita electoral del 22 de marzo. Según explica a ‘Revista Médica’ el portavoz del grupo en la Comisión de Salud del Parlamento regional, Manuel Baena, “la subasta se mantendrá”. “Es más, expandirla al ámbito estatal es una necesidad implanteable”, añade.

Manuel Baena
Baena asegura que “la primera medida será recuperar la dotación de personal de los servicios sanitarios porque la sanidad andaluza está desalojada de su capital humano”. Asimismo, “el SAS debería replantearse en su conjunto y debería revisar si es adecuado mantener su estructura directiva, tal y como está en la actualidad”.

IU considera importante llevar a cabo un estudio sobre la repercusión de la crisis sobre la salud de las personas para reorganizar los recursos y ser más eficientes, y revisará el grado de medicalización de la sociedad para reducirlo. Por otro lado, si se hace con la presidencia de la Junta, el grupo parlamentario trabajará por “la recuperación y el refuerzo de la Atención Primaria para hacerla más resistente”.

En cuanto a la gestión clínica, Manuel Baena admite que “tiene sus reservas ante el proceso de unificación porque se está haciendo con secretismo y sin contar con los profesionales y sus representantes”. A su juicio, “esto requiere una reflexión”.

Por último, en el ámbito de los servicios sociales, IU impulsará la creación de un área sociosanitaria para evitar la “desconexión que existe actualmente entre el sistema sanitario y el social”.
El PP promoverá la consideración de autoridad pública

El presidente del Partido Popular (PP) andaluz y candidato a la Presidencia de la Junta, Juan Manuel Moreno, ya ha avanzado algunas de las que serán las líneas de trabajo si gana las elecciones. Entre ellas, destacan la devolución de unas condiciones laborales dignas a los profesionales, reponiendo los recortes salariales y laborales. El popular comenzará por recuperar este año el 25 por ciento de la paga extra de 2012.

Además, perseguirá la estabilidad en el empleo, promoverá la consideración de autoridad pública a los profesionales sanitarios; despolitizará la Sanidad e introducirá la autogestión sanitaria implicando a los profesionales en la gestión, en la cuenta de resultados y en la sostenibilidad del SAS.

Otra de las propuestas del presidente de los populares pasa por un Plan de Agilización de las listas de espera, con el que se reduzca en los dos primeros años de la legislatura el plazo máximo garantizado para una intervención quirúrgica a 60 días naturales,
Juan Manuel Moreno
los tiempos máximos de espera en consultas externas a 15 días naturales, y para las pruebas diagnósticas 10 días. Otro de los ejes de su programa es crear un Plan de Innovación de Infraestructuras Sanitarias para la próxima década 2015-2025 con el objetivo de modernizar los hospitales públicos. Este plan incluirá una cartera de proyectos dirigidos a una nueva forma de gestionar la urgencia hospitalaria y que conllevará la innovación de las plantas de hospitalización, con especial incidencia en el aprovechamiento energético.

Moreno promete paralizar el actual proceso de fusión hospitalaria que se está haciendo “de espaldas a profesionales y sindicatos”, además de potenciar la Atención Primaria, “haciéndola más resolutiva y menos burocratizada”. Detendrá también de forma inmediata la subasta de medicamentos, “la cual atenta contra la equidad en el acceso de los andaluces a los medicamentos. Un agravio que los andaluces no podamos acceder a los mismos medicamentos que en el resto de España”.
Redistribuir la productividad

El portavoz sanitario de Izquierda Unida, Manuel Baena, aboga por la necesidad de replantear tanto el concepto como la distribución de la productividad porque, en su opinión, “es perverso que la productividad premie exclusivamente a los que fijan los objetivos y reparta migajas entre los que con su trabajo posibilitan el cumplimiento de estos”.
El PA y Podemos, con los trabajadores y los ciudadanos

Los partidos minoritarios jugarán un papel importante en esta cita, dado el desencanto generalizado de los ciudadanos con el juego político clásico. El Partido Andalucista (PA), sin representación parlamentaria desde 2008 en la Cámara regional, centrará sus esfuerzos en solucionar lo que ha considerado como la “sangría laboral”, que “ha llevado a la pérdida de 7.200 empleos en el sector sanitario desde 2012”. El candidato a la Junta por el PA, Antonio Jesús Ruiz, critica que, durante toda la legislatura, “se ha metido a la sanidad pública en el saco de los recortes, sin las inversiones necesarias, lo que ha llevado a tener obras paradas en toda Andalucía”.

Teresa Rodríguez y Antonio Jesús Ruiz
Podemos también estará presente en los comicios y, a falta de un programa definitivo que presentará el 4 de marzo, en líneas generales trabajará por democratizar las instituciones regionales y desarrollar políticas encaminadas a proteger a la ciudadanía que ha sufrido en mayor medida la crisis. Asimismo, la candidata a la Junta, Teresa Rodríguez ha avanzado que instaurará la transparencia “como marca de gestión que ponga freno a décadas de corrupción institucionalizada”.

A la vista de las propuestas, podría decirse que, gane quien gane, se mejorará la estabilidad laboral de los profesionales sanitarios, recuperando lo perdido en este ámbito; se impulsará la capacidad resolutiva y la autonomía de la Primaria, y se avanzará en nuevas estrategias que ayuden a contener el crecimiento de las listas de espera.