¿Quiere recibir Revista Médica en su correo de forma gratuita?
01/03/2015 n226
¿Algún médico en la sala?

Qué bien lo hemos pasado con el debate sobre el estado de la nación de este año. Bueno, lo hemos disfrutado por las anecdotillas que han acontecido, porque la verdad es que el contenido político no hace ni pizca de gracia. Y la gran protagonista ha sido Celia Villalobos, ¡lo que la echábamos de menos! La exministra de Sanidad ahora es vicepresidenta primera del Congreso de los Diputados. Un cargo que, por lo que parece, debe de ser muy tedioso.

El tema es que la han pillado jugando al Candy Crush en la tablet mientras Mariano Rajoy respondía a Duran i Lleida. Y es que, encima, en ese momento ejercía de presidenta de la Cámara, en ausencia de Jesús Posada. Que no digo yo que el debate no sea aburrido, pero tiene tela… Afortunadamente, la exministra sí que estaba a lo que tenía que estar cuando al diputado de Compromís Joan Baldoví le dio un vahído durante su intervención.
“Por favor, ¿hay algún médico? ¡Siéntalo ahí!”, gritaba Villalobos desde la tribuna de la presidencia. Y allá que fueron la ministra de Fomento, Ana Pastor, y los diputados socialistas José Martínez Olmos y Pilar Grande. Los tres son médicos así que tienen muy interiorizado lo de responder a este tipo de llamadas. Les pasa como a mí, que no se me caen los anillos si tengo que echar una mano ‘sanitaria’ fuera del hospital. Lo llevamos en el ADN. Baldoví se recuperó pronto; es hipertenso y, claro, tanta tensión y tantas horas de debate pasan factura.

Por cierto, una matización: Villalobos no estaba jugando al Candy Crush sino al Frozen Free Fall… Helado me deja a mí que la vicepresidenta de la Cámara Baja cometa semejante falta de respeto y que no haya ninguna consecuencia. ¿Cómo defiendo yo ahora ante mis hijos que les está bien empleado si les regañan por usar el móvil (que se supone que solo llevan para casos de emergencia) en clase? Gracias por echar por tierra años de educación.