¿Quiere recibir Revista Médica en su correo de forma gratuita?
15/02/2015 n224
El Celador
All you need is...
Pues hasta hace poco pensaba que
todo lo que hacía falta para celebrar
el Día de los Enamorados era amor,
pero parece ser que ya no es
suficiente… Me he quedado ‘ojiplático’
leyendo que una cadena británica de ferreterías espera un aluvión de clientes en busca de cuerdas, bridas, cinta aislante y cadenas. ¿El motivo? El estreno de la peli ‘Cincuenta sombras de Grey’. Por lo visto, a todo el mundo le va a dar por imitar alguna de las escenas estos días para celebrar por todo lo alto su… ¿por qué lo llaman amor cuando quieren decir sexo?

La verdad es que, entre el Carnaval y San Valentín –que este año se avecina movidito–, compadezco a los compañeros que les ha tocado hacer guardia este fin de semana en mi hospital. Espero que la gente no se vuelva muy loca, que ya sabemos lo que pasa cuando intentamos reproducir en casa lo que vemos por la tele. Y lo digo con conocimiento de causa, porque yo he intentado copiar las obras de arte de ‘Bricomanía’ y de Karlos Arguiñano, y si he conseguido algún parecido con el original ha sido por pura casualidad.
Pero, volviendo a los asuntos del corazón, estos días he visto muchas tonterías relacionadas con San Valentín en mis ratos libres. Dicen que hay estudios que delimitan que el amor romántico dura entre cuatro y siete años. Voy camino de las bodas de plata y sigo enamorado hasta la médula de mi mujer, aunque no le regale nada porque considero que lo del Día de los Enamorados es un invento de las tiendas para vender más y yo le demuestro lo mucho que la quiero en cada momento. ¿A que soy un ‘crack’?

Bueno, hay una cosa que he leído con la que sí estoy de acuerdo: engordamos una media de 4,5 kilos desde que nos enamoramos hasta que la relación se consolida. He de decir que soy de los que está por encima de la media. No sé, uno se relaja, sale a cenar por ahí de vez en cuando, está a gustito… Por cierto, a mi mujer el libro de las sombras le pareció un tostón, y no voy a entrar a valorar en qué posición me deja eso.