¿Quiere recibir Revista Médica en su correo de forma gratuita?
11/01/2015 n219
Mientras que a los mortales todavía nos dura la resaca navideña, las estrellas de Hollywood ya están en plena temporada alta de fiestones. A estos parece que la cuesta de enero se la trae al fresco y el único cinturón que se tienen que apretar es el del esmoquin. Este domingo se celebran los Globos de Oro; la semana que viene se sabrán los candidatos a los Oscar; en febrero será la entrega de los premios… Vamos, un no parar.

Y aquí, en España, lo mismo. Esta semana hemos conocido las nominaciones para los Goya. Estaba yo pensando que en el ámbito sanitario tenemos historias dignas de llevarse al cine y ser reconocidas con alguna estatuilla. Por ejemplo, se podría hacer algo en plan ‘Ocho apellidos médicos’, porque anda que no tenemos sagas familiares de doctores de renombre. Que, por cierto, la peli en la que me he inspirado, la más taquillera de nuestra historia, no es candidata a mejor película –si es que tampoco es para tanto–, aunque sí opta a otros cinco galardones.

Al otro lado del charco, la película ‘Boyhood’ es una de las favoritas en los Globos de Oro y también creo que nos la podríamos llevar a nuestro terreno. Por si alguno no la ha visto, fue rodada durante 12 años para reflejar el paso de la vida y la evolución de los personajes… ¿Qué me dicen de hacer algo similar con un aspirante a médico? El tiempo que pasa desde que se prepara para acceder a la universidad hasta que se especializa daría para años de rodaje, todo un experimento sobre la vida.

En fin, ¡cuánto ‘glamour’ para las próximas semanas! Pero en el hospital, ni una triste alfombra roja ni nada que se le parezca. Algo hay que hacer, por lo menos poner un ‘photocall’ un día para que los sanitarios también tengamos la oportunidad de “hacer un Pataky” (eso de posar como de espaldas mirando sensualmente hacia atrás). Porque nosotros también lo valemos.