¿Quiere recibir Revista Médica en su correo de forma gratuita?
04/01/2015 n218
Comienza un año que estará plagado de novedades. Las elecciones autonómicas que se celebrarán en mayo y las generales que, previsiblemente, serán a finales de 2015, auguran doce meses de cambios: nuevas caras en la Administración sanitaria y políticas diferentes en materia de salud y servicios sociales. Pero, hasta que se conozcan los resultados de los comicios, hay varios temas pendientes en el sector que tendrán que ser resueltos próximamente.
Redacción

Aunque quedan pocos meses de legislatura, tanto en los gobiernos autonómicos como en el estatal, aún hay algunos temas pendientes de cerrar en 2015 y uno encabeza la lista: el pacto sociosanitario. Parece que la integración de los servicios sociales y sanitarios de las comunidades autónomas en un único sistema estará lista en los próximos meses, dado que el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad y las consejerías del ramo ya están trabajando en el desarrollo de un documento ejecutivo. De hecho, para el ministro Alfonso Alonso, casi recién llegado a la cartera, es un asunto prioritario en el que ya ha puesto a trabajar al nuevo secretario general de Sanidad y Consumo, Rubén Moreno.

Rubén Moreno, José Martínez Olmos
y Gaspar Llamazares

Un detalle a tener en cuenta para aligerar la consecución del pacto sociosanitario será la incorporación, el próximo mes de julio, de unos 300.000 dependientes al Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia (SAAD).

Otro acuerdo en ciernes, pero para el que no se vislumbra un final feliz, es el pacto político por la sanidad, roto por los principales partidos de la oposición tras la aprobación del Real Decreto 16/2012, porque entienden que restringe el acceso al Sistema Nacional de Salud (SNS) de algunos colectivos.

Los consensos que sí están llegando a buen puerto son los suscritos por el Gobierno con el foro de la profesión médica y con los enfermeros, a pesar de que queda por desarrollar el contenido del primero y de las amenazas de ruptura por parte de los enfermeros porque todavía no se han cumplido los puntos principales de su acuerdo: el calendario de especialidades, la gestión clínica y la prescripción enfermera.

También queda pendiente completar la implantación definitiva de la historia clínica digital y de la receta electrónica, y conseguir que ambas sean interoperables en toda España, con independencia de la comunidad donde sea atendido cada ciudadano. Otras medidas a desarrollar por el Gobierno junto con las comunidades autónomas son la definición del calendario común de vacunación del SNS; el aumento de la tasa de reposición, que actualmente solo se ha elevado al 50 por ciento; y el registro de profesionales sanitarios que, aunque presumiblemente iba a estar a pleno rendimiento en 2015 –una vez que se limen los últimos flecos en el próximo Consejo Interterritorial, fijado para el próximo 14 de enero–, acaba de ser recurrido ante el Tribunal Supremo por el Consejo General de Enfermería.
Trabajo por hacer en las comunidades autónomas

Respecto a lo que deben poner en marcha cuanto antes las propias comunidades autónomas, una prioridad es la recuperación del abono íntegro de la carrera profesional. Algunas autonomías ya han iniciado este camino, como es el caso de Comunidad Valenciana, pero en la mayoría está paralizado o recortado.

Asimismo, la conversión del personal eventual estructural en personal interino es otra de las tareas todavía incompletas. Madrid y Aragón están inmersos en este proceso, y Murcia ha llegado a un acuerdo recientemente con el Sindicato Médico de la Región para iniciar un proceso que consolide estas plazas.

Igualmente, está sin resolver el desarrollo de las Ofertas Públicas de Empleo (OPE): en la mayoría de las autonomías se han comenzado a retomar estos procesos paralizados, en casi todas, por la limitación presupuestaria a consecuencia de la crisis económica.
Baremo de daños sanitarios
El baremo de daños específico, que verá la luz antes de que finalice la legislatura, ayudará a determinar cuál debe ser la restitución del daño derivado de un acto sanitario concreto. Se va a convertir en una medida que garantizará la seguridad jurídica y establecerá criterios de igualdad basados en aspectos técnicos y científicos, a partir de unas escalas pensadas para cada patología, que recogerán una puntuación en función de la gravedad y las secuelas. Entre los beneficios que supondrá destacan el descenso de la litigiosidad y mayor rapidez en la solución de los problemas indemnizatorios, además de permitir a las  aseguradoras fijar las provisiones por siniestro dentro de cada ejercicio y frenar el incremento de primas.
Los deberes de la política farmacéutica

En el ámbito de la política farmacéutica, todavía hay mucha tela que cortar. Por ejemplo, el real decreto de precios y financiación, en el que los responsables ministeriales llevan trabajando desde hace, al menos, dos años. Está previsto que este texto, con el que se quiere poner coto a todos los claroscuros legales del ámbito del medicamento financiado y los elementos que llevan a su decisión de precio, esté aprobado y en marcha antes de que termine la legislatura, según Agustín Rivero, director general de Cartera Básica de Servicios del SNS y Farmacia.

Alfonso Alonso y Rubén Moreno con Humberto Arnés y Antoni Esteve, director general
y presidente de Farmaindustria

Por otro lado, poco se sabe todavía del prometido real decreto de ensayos clínicos, un texto con el que se tiene que trasponer el nuevo reglamento aprobado por el Parlamento Europeo (que permitirá que ciudadanos y profesionales tengan acceso a la información no confidencial que se obtenga por este tipo de pruebas mediante una base de datos de acceso público) y que entra en vigor, precisamente, este año.
Horizonte 2020
En el marco de la estrategia Horizonte 2020 de la Unión Europea, nuestro país ha adquirido el compromiso Acuerdo de Asociación de España 2014-2020. Como Estado miembro deberá adaptar su política económica y energética para lograr que sea sostenible en el tiempo. Para ello, España ha recibido alrededor de 36.000 millones de euros que debe concretar en concursos públicos para mejorar la eficiencia energética de los hospitales y centros de salud. Se prevé que tanto las administraciones autonómicas como la central inviertan en proyectos de esta índole durante este 2015.
La agenda en asuntos formativos

En 2015 veremos cómo se define el proyecto de troncalidad, primero con la creación, a principios de año, de las comisiones troncales –que tendrán que decidir los requisitos de las unidades docentes y las competencias a adquirir por los futuros MIR troncales– y con la organización de las áreas de capacitación específica (ACE). Ahora será Carlos Moreno, el nuevo director general de Ordenación Profesional, quien seguirá el desarrollo emprendido por su antecesor en el cargo, Javier Castrodeza, que ha pasado a asumir la Dirección General de Salud Pública.

Carlos Moreno y Javier Castrodeza

Pero hay vida más allá de la troncalidad en este ámbito y otras dos cuestiones que deberán incluirse en la agenda formativa serán cambiar el baremo de acceso a plazas de profesores, para que se ajuste más a la realidad clínica de los facultativos; y lograr una definitiva preinscripción única para la titulación de Medicina, a la que se podría acceder con una prueba específica tras la desaparición en 2018 de la selectividad.
Directivos, manos a la obra

Otras áreas de capacitación específica que también están en proyecto de ser reguladas por parte del Ministerio de Sanidad son las de los directivos de la salud. Esta reclamación de la Sociedad Española de Directivos de la Salud (Sedisa), entregado en mano por medio de un informe a la entonces secretaria general de Sanidad, Pilar Farjas, y al entonces director general de Ordenación Profesional, Javier Castrodeza, está pendiente de ejecutarse por parte de la cartera que ahora encabeza Alfonso Alonso.

En el ámbito de la gestión hospitalaria, este año será la prueba de fuego para saber si, esta vez, las Unidades de Gestión Clínica –cuya normativa regulatoria acaba de ser aprobada en Castilla y León– prosperan y cuajan como fórmula de autogobierno de los clínicos en los hospitales.

A buen seguro, los ingenieros de hospitales, a través de la Asociación Española de Ingeniería Hospitalaria (AEIH), seguirán reclamando su papel, lo que hace prever que, cada vez en más centros asistenciales, se contrate a bioingenieros, ingenieros técnicos e ingenieros industriales como parte de las plantillas.
Voluntarios sanitarios en red
Aunque no ha sido hasta hace escasamente un año cuando se ha comenzado a hablar de Responsabilidad Social Sociosanitaria (RSS), el Instituto de Innovación y Desarrollo de la Responsabilidad Social Sociosanitaria (Inidress) ya lidera una ambiciosa iniciativa para 2015: el proyecto Sanitarios en Red o SER Inidress, que supondrá la creación de una red de voluntarios global de profesionales sociosanitarios, que podrán operar tanto en el ámbito nacional como internacional. Ya cuenta con el apoyo de seis organizaciones colegiales (farmacéuticos, enfermeros, médicos, dentistas, psicólogos y veterinarios). Dentro de este proyecto, Inidress tiene previsto ofrecer formación acreditada a los profesionales sanitarios que se adhieran a la red, mediante convenios con la Administración y las universidades.
La subida del IVA

Tanto en el sector de la sanidad privada como en el de la tecnología sanitaria, el tema estrella es la entrada en vigor el 1 de enero de la subida del IVA sanitario, que va a suponer un gran problema para ambos sectores. El impacto real de la medida se desconoce, pero la privada considera que le va a costar 82 millones de euros. Desde Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria (Fenin) calculan que este aumento va a suponer que el Estado recaude unos 400 millones de euros más.

Cristobal Montoro, ministro de Hacienda


Y hay otro reto: luchar contra la obsolescencia del parque tecnológico de los hospitales españoles. En el último encuentro del ministro de Hacienda y Administraciones Públicas con el sector de la tecnología, Cristobal Montoro se comprometió a poner en marcha un plan de renovación del que ya se lleva hablando tiempo, ¿será este el año?

Por lo pronto, lo más inmediato será conocer lo que deparará el primer Consejo Interterritorial del SNS del año, en el que se estrenará el ministro Alfonso Alonso. Como ya se ha comentado, uno de los asuntos prioritarios en el orden del día será el registro de profesionales, pero también se abordarán otras cuestiones como el problema del contrabando de medicamentos; la actualización del calendario de vacunas infantiles; la idea de que los ahorros por techos de gasto en medicamentos se destinen a sanidad; y el acuerdo para ligar el gasto farmacéutico a la evolución del producto interior bruto. En las próximas semanas se sabrá si los buenos propósitos para el nuevo año se quedan o no en agua de borrajas.