¿Quiere recibir Revista Médica en su correo de forma gratuita?
21/09/2014 n203
Algunas sociedades científicas contrarias al proyecto de troncalidad calientan motores para arrancar una temporada otoñal de protestas y litigios, con el objetivo de obstaculizar y frenar la normativa diseñada para cambiar el modelo de formación sanitaria especializada. Otras se decantan por colaborar en su desarrollo para paliar las posibles mermas que pueda causar en la docencia de sus residentes.
Hiedra García Sampedro

Tras llevar más de diez años fraguándose, el pasado 6 de agosto aparecía, por fin, el texto del proyecto de troncalidad en el Boletín Oficial del Estado (BOE). Eso sí, envuelto en polémicas por la falta de consenso, según denunciaron algunos sectores. En julio, en un último intento por frenar la publicación del real decreto y dar a conocer su postura ante la opinión pública, 14 organizaciones sanitarias firmaron un manifiesto en contra de la troncalidad al que se han añadido
después dos sociedades científicas más (la de Oncología Radioterápica y la de Medicina Física y Rehabilitación). La de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (Seimc) y la de Urgencias y Emergencias (Semes) son las dos únicas sociedades que explicaron abiertamente, durante la presentación del manifiesto antitroncalidad, que habían comenzado, junto a sus respectivos abogados, la tramitación para impugnar por la vía legal la normativa que defiende el Ministerio de Sanidad.

Urgencias da el pistoletazo de salida
“Hemos preparado el contencioso de forma meticulosa desde diciembre de 2013, no es improvisado”, ha asegurado a ‘Revista Médica’ Juan Jorge González Armengol, presidente de Semes. Esta sociedad ha sido la primera en interponer una demanda ante el Tribunal Supremo, donde recaen las impugnaciones a los reales decretos del Gobierno.

González Armengol argumenta en contra de un área de capacitación específica (ACE) para Urgencias, que supondría dos años de formación en esta disciplina tras haber cursado otras del tronco médico como Interna, Intensiva, Familia o Anestesia. Urgencias quiere constituirse como especialidad primaria del mismo modo que las dos que se crearán al amparo de la troncalidad, Genética Clínica y Psiquiatría Infantil y Juvenil.

Cristina Deza, procuradora; Juan González Armengol, presidente de Semes, y José Ignacio Juárez, abogado

“El ACE no saldrá adelante, y si sale, será papel mojado, porque ni Semes, ni las sociedades internacionales a las que pertenece (Eusem e Ifem) reconocerán esta titulación ajena a la formación de Urgencias en el mundo desarrollado”, subraya González Armengol.

El plazo para presentar las impugnaciones al proyecto es de dos meses hábiles desde su publicación en el BOE. Agosto no ha contado, por lo que las sociedades dispuestas a presentar el contencioso-administrativo tienen hasta el 6 de noviembre para ultimar los trámites y presentar sus casos con el objetivo de lograr la suspensión cautelar de la norma.

En este camino –ultimando la presentación de su demanda–, se encuentra la Seimc, que fue la primera en anunciar que llevaría la troncalidad a los tribunales, en octubre de 2013. “No vamos a cambiar ni un ápice nuestra opinión, la publicación en el BOE del proyecto marca el pistoletazo de salida para la vía contencioso-administrativa”, ha explicado el presidente de esta sociedad, José María Miró.

Infecciosas se encuentra en la misma situación que Urgencias: solicita convertirse en especialidad y para ello, al igual que Semes, acude a la normativa europea y a las recomendaciones de la Unión Europea de Médicos Especialistas (UEMS), que prevé una formación de cuatro años en esta disciplina. El otro frente de la Seimc es lograr que Microbiología Clínica no se incluya en el tronco de Laboratorio porque considera que no comparte competencias con Bioquímica Clínica,

José María Miró, presidente de Seimc

Análisis Clínicos, Genética e Inmunología como para cubrir dos años de formación común. Estas son las alegaciones que la Seimc plasmará en su impugnación.

A través de los recursos judiciales, las sociedades científicas pretenden que los tribunales revisen la constitucionalidad y legalidad del real decreto, ya que ni Semes ni Seimc creen que el proyecto pueda acogerse a las normas del derecho comunitario europeo. Según ha contado el presidente de la sociedad de Urgencias a ‘Revista Médica’, desde el momento en el que el Tribunal Supremo recibe la impugnación, los plazos que marcaba el real decreto para el desarrollo de la troncalidad “ya no son válidos”. El cambio del modelo formativo MIR depende ahora de los tribunales.

En el texto del proyecto se prevé que las primeras plazas troncales se convoquen, como mínimo, dentro de dos años, ya que cuando se constituyan las comisiones troncales, éstas tendrán un plazo de 24 meses para establecer los programas formativos y los requisitos de las unidades docentes troncales. Ahora todos estos plazos están en el aire, a la espera de lo que decida el Tribunal Supremo, que deberá pedir al Ministerio de Sanidad la información necesaria para concretar su dictamen.

Juan Pablo Carrasco, presidente del CEEM

El CEEM no descarta una
nueva manifestación
Al cierre de esta edición, el Consejo Estatal de Estudiantes de Medicina (CEEM) ha convocado una asamblea extraordinaria donde los alumnos decidirán su posicionamiento sobre la troncalidad. “Ahora que el proyecto está publicado, nos centraremos en ver qué aspectos nos interesaría más cambiar”, ha comentado a ‘Revista Médica’ el presidente del CEEM, Juan Pablo Carrasco, quien ha avanzado que seguirán en contra de la troncalidad. Sin embargo, “existen muchos matices en ese no al proyecto que hay que tener en cuenta”, admite.

Durante este año, la cruzada del CEEM contra la troncalidad se ha plasmado en charlas informativas, recogida de firmas, campañas en redes sociales e, incluso, en una manifestación en la que participaron 8.000 estudiantes y que podría repetirse en los próximos meses si así lo decide el Consejo en su asamblea, como ha reconocido Juan Pablo Carrasco. Sin embargo, el presidente del CEEM es consciente de que, hasta ahora, estas acciones “no han dado sus frutos”. Preguntado por las posibles medidas futuras, Carrasco ha asegurado que “todo será posible”. Tras la celebración de la asamblea, el CEEM se pondrá en contacto con el Ministerio de Sanidad para trasladarle sus conclusiones.

Pendientes de lo que digan sus socios
En el manifiesto contra la troncalidad difundido en julio, los firmantes apuntaban que de no atenderse sus consideraciones para la mejora del proyecto, no descartaban acudir a la vía legal para obstaculizar la normativa.

En el caso de la Sociedad Española de Neurología (SEN), la Junta Directiva está estudiando los pros y contras de impugnar la ley. Según el presidente de la SEN, Alfredo Rodríguez-Antigüedad, la junta se reunirá en las próximas semanas para definir los pasos a seguir

Alfredo Rodríguez-Antigüedad, presidente de la SEN

y tomar las decisiones al respecto. La Sociedad Española de Inmunología también tiene abierto un proceso para encuestar a sus socios.

En la misma situación de incertidumbre se encuentran los anestesiólogos. Al cierre de esta edición, todavía no se había cerrado el plazo para recopilar las ideas de sus socios sobre las medidas a adoptar en los próximos meses contra el proyecto de troncalidad. Tanto Neurología como Anestesia reclaman que se amplíe su periodo específico de formación porque el tiempo que establece la troncalidad no es suficiente para adquirir las competencias en estas especialidades.

Aunque el Ministerio de Sanidad asegura que el periodo formativo común de dos años se puede acortar o ampliar en seis meses, algunas especialidades no están conformes porque aún no se ha concretado cómo se desarrollará este itinerario. Neurología y Anestesia aseguran que necesitan cuatro años de formación específica, que con la troncalidad se quedarían solamente en dos.

Influir en el desarrollo del proyecto
La situación de las disciplinas que piden incrementar su tiempo de formación es distinta a la de Urgencias e Infecciosas, ya que aún pueden ver plasmadas sus aspiraciones. Por esta razón, tanto Radiología Médica como Neurocirugía ven más productivo entrar en las instituciones para influir en la concepción de la estructura troncal y en los programas formativos que establecerán finalmente el periodo en el cual se adquirirán las competencias necesarias.

“Aunque algunas sociedades científicas han anunciado que impugnarán el real decreto para que se suspenda cautelarmente su aplicación, parece difícil una vuelta atrás”, ha asegurado la Sociedad Española de Neurocirugía (Senec).

José Luis del Cura, presidente de la Seram

“Nosotros no vamos a participar en la impugnación legal”, ha confirmado a ‘Revista Médica’ el presidente de la Sociedad Española de Radiología Médica (Seram), José Luis del Cura. Ha asegurado que “las críticas de la Seram a la troncalidad hacen referencia a su implementación y son más bien una advertencia al ministerio de la imposibilidad de llevar a cabo el proyecto sin reducir drásticamente el número de residentes de Radiología o sin invertir en la creación y dotación de muchos servicios nuevos en Medicina Nuclear”, especialidad con la que compartirán el tronco de Imagen Clínica.

Los miembros de la Seram intentarán “trabajar en el proyecto a través de la Comisión Nacional de la Especialidad para limitar los daños lo máximo posible”, ha comentado Del Cura, quien reconoce que la futura aplicación de la troncalidad “es evidente”.

Se verá en los próximos meses cuál de las diferentes estrategias desarrolladas por las sociedades científicas consigue los objetivos perseguidos: la opción que pretende acompañar a la troncalidad para que ofrezca los frutos adecuados, o la que persigue arrancarla de raíz.