¿Quiere recibir Revista Médica en su correo de forma gratuita?
01/06/2014 n187
Podemos, y vaya si pudieron...

Me he tirado toda la semana haciendo una investigación por los pasillos del hospital sobre las elecciones europeas. Por aquí todos dicen que han ido a votar y nadie reconoce haber depositado en la urna la papeleta de Podemos, el partido revelación. Entonces, no me explico ni la cifra de abstención (54,86 por ciento) ni los 1.245.948 votos que ha recibido el partido liderado por Pablo Iglesias. Puede que mi investigación no sea muy rigurosa, pero el hospital es como un pueblo, cada uno somos de su padre y de su madre, y yo creía que nuestros resultados podrían ser trasladables a la realidad española. Parece que me equivoqué.

Bueno, o me equivoco o mis compañeros mienten como bellacos, que también puede ser. Y comprendo que algunos prefieran callarse que no se acercaron a su colegio electoral por desidia, desazón o hartazgo, pero no pasa nada por admitir el apoyo a Podemos, ¡si es el partido de moda! Hasta hace una semana nadie había oído hablar de esta formación política –yo había visto algo en Facebook, tengo un muro muy ecléctico– y ahora está hasta en la sopa…
Hasta el ‘New York Times’ le ha dedicado un artículo en el que se analiza la viabilidad de su programa, pero que no entra a criticar cómo lleva el pelo su líder o dónde se compra la ropa, como han hecho algunos medios de nuestro país. Si este es el nivel, ¿de verdad hay alguien que todavía se extraña del batacazo del bipartidismo en estas elecciones? Eso sí, a los partidos grandes les ha venido de perlas lo de Podemos porque ha eclipsado completamente sus pésimos resultados electorales.

No voy a entrar a valorar si la agenda de Podemos es realista o encaja más en la ciencia-ficción, pero lo que sí sé (y lo sé porque soy un friki que se lee todos los programas electorales) es que este partido novel es el que más propuestas en materia sanitaria lleva a Bruselas. Ya solo por acordarse ampliamente de mí y de mis compañeros sanitarios, me caen simpáticos. Veremos cómo evoluciona el fenómeno.