¿Quiere recibir Revista Médica en su correo de forma gratuita?
27/04/2014 n182
El próximo 25 de mayo los europeos están llamados a las urnas para renovar su Parlamento común. En España, los partidos políticos ven esta cita como un termómetro para medir la intención de voto con la vista puesta en las generales y autonómicas que han de celebrarse en 2015. La sanidad, que en los últimos años ha estado presente en los primeros puestos de la preocupación ciudadana en nuestro país, brilla casi por su ausencia en los programas electorales que las principales formaciones llevarán a Bruselas1.

María de las Heras

Los programas electorales para los comicios al Parlamento Europeo reflejan una alarmante apatía por parte de los principales partidos políticos a la hora de ofrecer soluciones en materia de sanidad. La referencia a este asunto se puede resumir en cuatro páginas si sumamos los programas del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), Izquierda Unida (IU), Unión, Progreso y Democracia (UPyD), y Partido Popular (PP). Un dato curioso si tenemos en cuenta que la suma de todos asciende a 271 páginas.

Izquierda Unida es el partido que más dedicación muestra a la Sanidad. En su propuesta, este tema ocupa dos páginas de un total de 64, mientras que UPyD destina algo más de una, sobre 52. En el caso del Partido Popular, suman ocho iniciativas, menos de una página del extenso programa electoral, que se compone de 118, y la mayoría hace referencia a la promoción de hábitos de vida saludable. En el manifiesto del PSOE, publicado en su web, no se hace ni una sola mención a este asunto en sus 20 páginas, aunque sí ha ofrecido a ‘Revista Médica’ sus cinco propuestas para la próxima legislatura europea. 

La Eurocámara está formada por 766 diputados


El líder del PP, Miguel Ángel Arias Cañete, ha sido el último en presentar su programa, hecho público el 28 de abril en un acto en Barcelona. El partido en el Gobierno parece continuar con la estrategia de mantener la incertidumbre hasta el final, como ya ocurrió con la designación de su candidato (el anuncio de Miguel Arias Cañete se hizo público el 9 de abril), y refuerza la tesis de las voces que defienden que la intención del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, es dejar a la candidata socialista, Elena Valenciano, con pocos argumentos y poco tiempo para criticar la propuesta popular. Estrategia o indecisión por parte de Rajoy, lo cierto es que los candidatos de los dos principales partidos políticos han centrado su discurso en los problemas económicos y el desempleo, pero han dejado apartadas sus propuestas concretas sobre sanidad.

A esto se suma el papel insignificante de la sanidad en los programas electorales. Las propuestas en esta materia suponen solo el 1,5 por ciento del total y la mayoría pertenecen a Izquierda Unida y UPyD, que, a pesar de no dedicar más de dos páginas cada uno, sí plantean los retos y posibles soluciones para la próxima legislatura europea. El PP y el PSOE no se refieren a la sanidad en sus manifiestos, y en sus programas solo se limitan a presentar propuestas generales.

  PP: propuestas de vida saludable 
Seis de las nueve propuestas en materia de sanidad se refieren al fomento de una vida saludable. El partido en el Gobierno propone fomentar una política común de promoción de hábitos de vida saludable y se compromete a promover, desde las escuelas y los centros formativos, la educación en una alimentación sana, así como a luchar contra los estereotipos que provocan trastornos alimentarios y psicológicos.

Miguel Arias Cañete es el cabeza de lista del PP al Parlamento Europeo

Por otra parte, el Partido Popular defiende  en su programa la “consolidación de una Europa del Bienestar basada en servicios sanitarios y sociales de calidad, eficientes y sostenibles”. El partido en el Gobierno apuesta por  impulsar “la posibilidad de una tarjeta sanitaria interoperable en todo el territorio de la Unión, que facilite la movilidad de los pacientes y el uso eficiente de todos los recursos”.

Como solución al problema del desempleo entre los sanitarios, el PP se compromete a promover líneas de actuación que fomenten “el mantenimiento y la creación de nuevos empleos en el sector sociosanitario, con especial referencia al empleo juvenil”.

PSOE: tarjeta sanitaria europea
Para el PSOE, el principal reto es el establecimiento de un mínimo social para la sanidad en los presupuestos públicos: “Todos los Estados miembros deberán cumplir con ese suelo presupuestario”. El principal partido de la oposición critica, además, la iniciativa de retirar la tarjeta sanitaria a los españoles que residen fuera del país por un periodo superior a 90 días: “Esto atenta contra el concepto de residente europeo”.

Elena Valenciano, candidata del PSOE para las elecciones europeas

 Para solucionarlo, propone garantizar la portabilidad de la tarjeta sanitaria en toda la UE. Exige revisar también el modelo sanitario y considerar ilegal la retirada de la tarjeta a los inmigrantes, así como el sistema de copago para enfermedades crónicas y graves.

El PSOE considera prioritario el apoyo a la investigación sanitaria y se compromete a pedir mayor transparencia, publicidad y accesibilidad de los datos de los ensayos clínicos, como solicitan las asociaciones de pacientes y la comunidad científica.

Por último, propone extrapolar el exitoso sistema español de trasplantes al resto de la Unión Europea con el objetivo de dar respuesta a la escasez de órganos: “Ahora es importante seguir apoyando técnica y políticamente el nuevo marco jurídico para aumentar, significativamente, los trasplantes en la UE”.

IU: más protección en salud
Izquierda Unida apuesta por la Carta de Derecho a la Salud, un documento elaborado por profesionales de toda Europa para exigir a la UE que garantice los mismos derechos y coberturas sanitarias a todos sus ciudadanos.

Según IU, este derecho está amenazado por “las políticas privatizadoras de los sistemas públicos de salud y los efectos negativos de los copagos sobre el acceso a las prestaciones”. En su programa electoral, el partido defiende que la salud de los europeos ha empeorado al disminuir drásticamente sus recursos y sus ingresos:

Willy Meyer es el número uno de IU al Parlamento Europeo

“Esta situación ha conducido a la desprotección de colectivos crecientes de la población (con especial incidencia en inmigrantes), al empeoramiento en el funcionamiento del sistema sanitario por la reducción presupuestaria y a la externalización de servicios”.

Este partido propone sistemas sanitarios públicos basados en la prevención y promoción de la salud, la dotación de fondos comunitarios garantes de la equidad en los accesos a los servicios sanitarios, el incremento de fondos destinados a la investigación, la cobertura sanitaria universal y gratuita, la coordinación de las políticas sanitarias de los países de la UE y el fomento de la participación democrática de la población en el funcionamiento y determinación de los objetivos de los sistemas sanitarios.

El programa concluye que la UE debe corregir los desequilibrios en los niveles de salud y en el desarrollo de los servicios sanitarios e incorporar criterios de cooperación que garanticen el derecho a la salud.

UPyD: sistema sanitario común
El programa electoral de UPyD defiende que una auténtica ciudadanía europea exige la creación de “un sistema común de salud a partir de los sistemas existentes”. Según este partido, el incremento de la movilidad de los europeos por razones varias (turismo, profesionales, educativas…) hace indispensable el diseño de “programas comunes y evaluables de promoción y prevención de la salud”.

Entre sus propuestas se incluyen una cartera mínima europea de servicios sanitarios de Atención Primaria, programas para la tercera edad,

Francisco Sosa es la apuesta de UPyD para la Eurocámara

un calendario vacunal europeo, un registro europeo de profesionales sanitarios, programas comunes de formación de especialistas y protocolos europeos de detección y tratamiento de enfermedades infecciosas y de trastornos y enfermedades mentales.

Otro de los retos más importantes para UPyD es lograr la igualdad sanitaria para todos los europeos: “se debe recibir asistencia de calidad en todos los países de la Unión”. Por último, el partido aboga por la creación de un Sistema Europeo de Acreditación y Evaluación de Centros y Servicios Sanitarios, basados en el modelo de la Joint Commission, una organización con más de medio siglo de experiencia en la acreditación sanitaria en el ámbito mundial.

Como se puede comprobar, las cuatro formaciones políticas que parten como favoritas en los comicios del 25 de mayo no perciben la sanidad como uno de los temas centrales que afectan al ciudadano, a pesar de que las encuestas demoscópicas del Instituto Nacional de Estadística (INE) reflejan en los últimos años que la asistencia sanitaria es una de las principales preocupaciones de la población. Problemas como la economía o el desempleo han hecho que PP, PSOE, IU y UPyD prácticamente se olviden de la sanidad en sus programas. Se ve que desde España se cree poco en una Europa unida también por la asistencia sanitaria.