¿Quiere recibir Revista Médica en su correo de forma gratuita?
23/03/2014 n177
El Celador
Un hospital silencioso,
como el AVE
Ser celador tiene muchas cosas buenas. No estás todo el día metido en un despacho o en una consulta, te relacionas de una manera directa y habitual con el personal sanitario, te relacionas sobre todo con los pacientes, que muchas veces te cuentan mejor a ti que al médico sus problemas y preocupaciones... Yo creo que a los celadores nos deberían "utilizar" más como un buen termómetro de la salud de nuestros hospitales, los directivos de los centros tendrían que preguntarnos más veces nuestra opinión.
Digo esto porque un asunto que percibo cada vez con mayor intensidad me está empezando a preocupar. En mis numerosos desplazamientos por mi hospital (a lo largo de una jornada puedo hacer más kilómetros que Xabi Alonso en un partido), compruebo con cierto enfado que las personas que vienen, ya sea como pacientes o como familiares y demás visitantes, han perdido una de las tradicionales muestras de educación en un hospital: guardar silencio.
Y buena parte de culpa la tienen los teléfonos móviles. Hoy nadie sale de casa sin su cacharrito encima, tenemos una auténtica dependencia, si nos quitaran el móvil nos volveríamos locos, estaríamos más perdidos que Sánchez Gordillo en una recepción de la Preysler. Y en mi hospital, y en todos los hospitales, ya es una estampa habitual ver a la gente por los pasillos y hasta en las habitaciones hablar a gritos por su móvil porque no hay buena cobertura, o porque las conversaciones se superponen, o porque simplemente ya nos hemos acostumbrado a hablar a gritos, hablemos con quien hablemos y estemos donde estemos.
Me parece que habría que hacer lo que Renfe ha anunciado esta semana: habilitar unos vagones en los AVE en los que esté prohibido hablar por el móvil para no molestar al resto de viajeros. Si en algún lugar está justificado que el silencio sea lo único que se escuche (sí, el silencio suena, y muy bien), es en un hospital. ¿O es que ya nadie se acuerda del cartel en el que una enfermera nos pedía, con el dedo índice cerca de la boca, que estuviéramos calladitos?