¿Quiere recibir Revista Médica en su correo de forma gratuita?
26/01/2014 n169
Lo que la sanidad
haría con el dinero
del rescate a la banca
Revista Médica
La Comisión Europea acaba de dar por cerrado el rescate a la banca española. De los 100.000 millones de euros previstos para esta empresa, finalmente han sido necesarios ‘solo’ 59.000, que serán asumidos en su mayoría por los contribuyentes a largo plazo. Ha sido una de las consecuencias de la crisis económica. Otra, el recorte de 7.000 millones al Sistema Nacional de Salud, ‘acusado’ de no ser sostenible. ¿Qué hubiera podido hacer este sector con la lluvia de millones que le ha caído a los bancos?


En Bruselas andan estos días muy contentos por el éxito que según ellos ha supuesto el rescate de los bancos españoles, cifrado finalmente en 59.000 millones de euros, un poco más de la mitad de los 100.000 que se tenían preparados. Su perspectiva choca en buena parte con la de una mayoría notable de la sociedad española, que mira a los bancos como a empresas privadas privilegiadas que reciben inyecciones de dinero público que a la larga serán cubiertas por los propios contribuyentes. Mientras, éstos denuncian recortes en el llamado Estado del Bienestar, cuyo pilar principal, la sanidad, ha visto recortado en 7.000 millones su presupuesto en la actual legislatura. ‘Revista Médica’ propone a sus lectores ver qué podría hacer el Sistema Nacional de Salud (SNS) con ese dinero con el que se ha rescatado a la banca.

Con 8.000 millones se dobla la alta tecnología
Uno de los ‘lujos’ que se podría permitir el SNS sería invertir en tecnología sanitaria. El robot estrella, del que presumen los centros cuando lo instalan, el Da Vinci, cuesta cerca de 1,5 millones de dólares, unos 1,2 millones de euros. Los más de 450 hospitales públicos registrados en España (según el catálogo nacional de 2012 publicado por el Ministerio de Sanidad) podrían darse este ‘capricho’. Es más, repasando este mismo catálogo, las comunidades autónomas disponen en total de 4.298 equipos de alta tecnología. Doblar este número, ‘tirando’ por lo alto y considerando que cada uno costara 1,7 millones como un PET-TAC, supondría un gasto de 7.306 millones. Sumando los ‘da vincis’ y la multiplicación de alta tecnología, se llegaría a 8.000 millones de gasto. Quedan otros 50.000 para seguir invirtiendo en fortalecer el SNS.

xxxxx xxx xx xxxxxxxxxx



Nivel salarial y ratio de profesionales, como en Europa
En el capítulo de recursos humanos también se podrían hacer mejoras significativas que pusieran a España al nivel de los principales países de nuestro entorno europeo. Por ejemplo en enfermería. El Consejo General de esta profesión lleva tiempo insistiendo en que faltan unas 108.000 enfermeras para estar a la altura de la ratio recomendada, y que sí se respeta en otros sistemas de salud públicos. Si tomamos como referencia que una enfermera en el sector público puede cobrar 1.800 euros al mes, eso supondría un gasto de cerca de 200 millones de euros mensuales más, 2.400 anuales. Por su parte, los médicos, más que de número de efectivos, se quejan de que sus emolumentos están muy por debajo de la media continental.

xxxxxxx xxxx xx xxxxxxxx xxx

El estudio más reciente que refleja este hecho es de 2012, titulado ‘European Hospital Doctors Salaries’, y elaborado por la Federación Europea de Médicos Asalariados (FEMS). En este trabajo queda plasmado que el salario medio de los médicos belgas, daneses e italianos cuadruplica y triplica el de los españoles. En concreto, el estudio cifra el salario mínimo del médico en España en 2.394 euros y el máximo en 4.565 euros al mes, prácticamente idéntico al registrado en Eslovenia y muy por detrás de países como Bélgica (16.600 euros de máximo y 6.250 de mínimo), Dinamarca (13.333-8.333) o Italia (12.000-4.500), los tres países que encabezan la lista. Con el rescate financiero al SNS que estamos imaginando esto también se podría solucionar, evitando así el éxodo de profesionales médicos que está viviendo España (más de 3.000 emigraron en 2013 a otro país buscando mejores condiciones de trabajo). Según un estudio de necesidad de recursos humanos en el SNS presentado por la Federación de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de Comisiones Obreras (FSS-CCOO), el sector público da trabajo a 109.513. Si se les equiparara el sueldo a los italianos, los terceros mejor pagados, el erario público tendría que desembolsar 814 millones al mes si la subida fuera generalizada, 9.770 al año. Quedarían más de 40.000 aún en la bolsa del rescate.

Presupuesto para ‘adecentar’ la Primaria
Según una encuesta realizada por el Foro de Médicos de Atención Primaria, el 40 por ciento de los médicos de este nivel asistencial no atiende de forma óptima al paciente por las malas condiciones de su consulta. Este foro, que nació hace ya tres años, y que agrupa a sociedades científicas, sindicato médico y organizaciones profesionales, cree que se podría solucionar esta ineficiencia asistencial dedicándole a la Primaria el 25 por ciento del presupuesto sanitario total de las comunidades autónomas, 11 puntos porcentuales más que en la actualidad. El gasto del SNS en 2011 fue de 72.217 millones (26.643 en el sector privado), por lo que estaría hablando de unos 8.000 millones. Con ese dinero se podría dotar a las consultas de tecnología para ser más resolutivas, y reforzar los recursos humanos, mermados en la actualidad según el foro por la reducción de efectivos debido al adelanto de las jubilaciones a los 65 años y a la no renovación de contratos a personal interino.

xxxxx xxx xx xxxxxxxxxx


Esta inversión, según los propios médicos de Primaria, sería en buena parte recuperable, porque alegan que la capacidad resolutiva de este nivel ahorraría al evitar derivaciones a hospitalaria, más cara en sus actuaciones por regla general, y contribuiría igualmente a una medicina más enfocada a la prevención que al tratamiento una vez aparecida la enfermedad. Con esta inversión de 8.000 millones (ya que no tocaríamos lo destinado a Especializada) la bolsa de los 59.000 millones estaría casi por la mitad, en torno a unos 32.000.

Abrir los hospitales paralizados por la crisis
Con los billetes del rescate al SNS se podrían abrir las puertas de una decena de hospitales que no se han terminado, o no han sido inaugurados por culpa de la crisis económica.

xxxxxxx xxxx xx xxxxxxxx xxx

Ahí está el caso del Hospital de Villalba en la Comunidad de Madrid, o el del Campus de Ciencias de la Salud en Granada. Sería un empujón para las obras de centros como el proyectado en Gandía a mediados de la década pasada, para el gran complejo sanitario de Vigo o para el hospital de Toledo, ‘herencia’ socialista que María Dolores de Cospedal ha vuelto a proyectar de una forma más modesta. Cuantificar el coste de poner en marcha estos y otros centros cuyos proyectos han sido también paralizados no es sencillo, porque los presupuestos que las propias consejerías manejan al comienzo no suelen coincidir con el gasto final. En cualquier caso, tirando de billetera, con 5.000 millones se solucionaban todos los males. Nos quedan 27.000.

Incorporación de las novedades terapéuticas
El ajuste de 7.000 millones pedido por el presidente del Gobierno Mariano Rajoy a la ministra de Sanidad Ana Mato ha afectado principalmente a la factura farmacéutica. Los gobiernos anteriores, los de José Luis Rodríguez Zapatero, también encontraron en este epígrafe de los presupuestos un lugar en el que meter la tijera. El problema es que se han podido corregir ineficacias, pero igualmente han saltado las alarmas por posibles limitaciones a las novedades terapéuticas. A finales de 2013, la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) denunciaba las trabas actuales en el acceso a fármacos para combatir el cáncer, basándose en una encuesta a 80 jefes de Servicio de hospitales de toda España. En este mismo sentido, la Federación Española de Asociaciones de Anticoagulados (Feasan) ha publicado un documento que refleja su posicionamiento en relación a la restricción en el acceso a los nuevos anticoagulantes orales. Son solo un par de ejemplos. Cifrar cuánto dinero se necesitaría para estar a la vanguardia farmacológica en la atención a los pacientes del SNS es complicado. No lo hacen ni las sociedades científicas, ni los laboratorios farmacéuticos, ni la propia Administración.

xxxxxxx xxxx xx xxxxxxxx xxx

Pero ahí quedan 27.000 millones de este rescate imaginario, que casi triplican el último gasto anual hecho público hasta la fecha por el Ministerio de Sanidad, el de 2012, cuando el erario público invirtió 9.711 millones de euros en medicamentos.

Con 59.000 millones hemos ido ‘de compras’ para el SNS. Es mucho dinero, obviamente, pero a la larga tal vez seguiría siendo insuficiente, porque las subidas de sueldos, la del presupuesto de Atención Primaria (sin merma al de Hospitalaria) o la incorporación de las innovaciones terapéuticas ‘ipso facto’ no son cuestiones de un solo año, sino que hay que mantenerlas en el tiempo.

Fantasear es gratis. No lo es sostener el sistema sanitario español, que se paga con los impuestos de todos los contribuyentes. Tal vez se podría buscar un ‘rescate’ como el que se ha simulado aquí jugando pidiéndole a Hacienda que ponga el cartel de ‘busca y captura’ a los que defraudan al ‘fisco’. Es una posibilidad. Como lo es seguir apretando el presupuesto sanitario cada año amparándonos en que el buen hacer de los profesionales sanitarios servirá para mantener la calidad y el prestigio del SNS. La pelota sigue estando en el tejado de políticos y gestores.