¿Quiere recibir Revista Médica en su correo de forma gratuita?
29/12/2013 n165
Ladrillo español
para construir
hospitales extranjeros
xxxx xx xxxxxxxx xxxxx xx xxxxxx xxxx

Las compañías de infraestructuras que durante años disfrutaron del ‘boom’ de la construcción de hospitales en España han tenido que hacer las maletas y están aprovechando esa experiencia fuera de nuestras fronteras.


Laura G. Rueda
El estallido de la burbuja inmobiliaria en España ha provocado que los grandes grupos de infraestructuras españoles miren hacia el exterior. Las empresas que durante los años de bonanza económica se encargaron de construir los nuevos equipamientos hospitalarios en nuestro país –OHL, Sacyr Vallehermoso, FCC, Acciona y ACS, entre otras– están ahora inmersas en proyectos en todo el mundo. Entre los destinos favoritos, Canadá, Panamá y México.

xxxxxx xxxx xxx xxxxx xxx

Según datos facilitados por la Asociación de Empresas Constructoras de Ámbito Nacional de España (Seopan), de 2005 a octubre de 2013 estas compañías ejecutaron más de una veintena de proyectos en el extranjero, en lo que a infraestructuras sanitarias se refiere. Ante este hecho, no extraña que esta patronal señale como uno de los desafíos del sector la necesidad de que, a través del Instituto de Crédito Oficial (ICO), y en coordinación con el Banco Europeo de Inversiones (BEI), se promuevan líneas de avales para facilitar la prestación de las garantías exigidas a las empresas que concurren a concursos públicos internacionales.

Y es que el negocio ahora está en el exterior. Ejemplo de ello es Obrascon-Huarte-Lain (OHL), adjudicataria años antes de que comenzara la crisis económica y del ladrillo junto con FCC y Bankia del Hospital del Sureste de Madrid; constructora del Hospital Rey Juan Carlos (Móstoles) y adjudicataria de las obras del Hospital de Cuenca, paralizadas desde 2011 por la situación económica; entre otros proyectos nacionales.

La estrategia de expansión internacional del grupo le ha llevado a estar presente en países como Portugal, Argentina, Canadá, Irak, Costa Rica, Estados Unidos, Ecuador, Uruguay, Venezuela, Catar, Chile o República Checa.

xxxxxx xxxx xxx xxxxx xxx

Uno de sus proyectos más recientes es la construcción del Hospital Universitario de Montreal en Quebec, Canadá, cuya licitación logró en 2011. OHL participa en este proyecto con el 25 por ciento de la sociedad concesionaria y con el 50 por ciento en la construcción, cuyo presupuesto asciende a unos 1.430 millones de euros.

También en Canadá, pero en 2008, Acciona se hizo con la construcción y la gestión durante 38 años del Hospital Royal Jubilée, en Victoria, en la Columbia Británica; en la misma zona, finalizó en 2012 las obras, junto con Stuart Olson, del Hospital y Centro de Atención Residencial Fort St. John. Este último, valorado en 170 millones de euros, es el mayor proyecto de infraestructura social del norte de Canadá.


Acciona ‘hace las Américas’
La empresa de la familia Entrecanales, adjudicataria del Hospital Infanta Sofía de San Sebastián de los Reyes y encargada de la construcción del edificio de Urgencias del Hospital de Navarra en UTE con Soniclima, entre otros centros nacionales, lleva años trabajando al otro lado del Atlántico.

En 2009 Acciona anunció la construcción de su sexto hospital en México, por valor de 32 millones de euros: el Hospital General Regional Sustentable, en el Municipio de Metepec.

xxxxxx xxxx xxx xxxxx xxx

Este centro se unía así a los cuatro hospitales rurales edificados por la compañía en Mamanel, Atzalán, Veracruz y Campeche por valor de 13 millones; y al Hospital León Bajío, cuya construcción y concesión durante 25 años se adjudicó en 2005 por valor de 40 millones de euros.

América Latina es también una zona estratégica en el proceso de internacionalización de Fomento de Construcciones y Contratas (FCC). Allí, la compañía tiene contratos por un importe superior a 2.500 millones de euros.

En infraestructuras sanitarias, uno de sus proyectos más destacados en la zona es la Ciudad Hospitalaria de Panamá y el Hospital Luis Chicho Fábrega, también en este país. FCC ganó las obras de la ciudad hospitalaria de la capital por valor de 440 millones de euros en 2011, en un concurso en el que se impuso a otros ocho consorcios de diferentes países. Un año antes había resultado adjudicataria del diseño, construcción, financiación y equipamiento del Hospital Luis Chicho Fábrega en la provincia de Veraguas.

Además, la compañía de Esther Koplowitz fue pionera en 2008 al ser la primera empresa española en llevarse un contrato de concesión en Reino Unido con la construcción y gestión del New Acute Hospital for the South West, en Enniskillen, Irlanda del Norte.

xxxxxx xxxx xxx xxxxx xxx

El consorcio Northen Ireland Health Group, del que FCC Construcción era mayoritaria con un 39 por ciento, fue el adjudicatario del proyecto, valorado en 335 millones de euros.

En territorio nacional, además del Hospital de Arganda, en Madrid, FCC es responsable de la construcción del Hospital de Torrejón de Ardoz; del Hospital de Salamanca –la Consejería de Castilla y León adjudicó las obras por valor de 165,9 millones de euros a la UTE liderada por FCC en 2007–; el Hospital de la Línea de la Concepción, en Cádiz; y recientemente se ha adjudicado la construcción del edificio aulario del Hospital Virgen del Rocío, en Sevilla, por valor de 850.000 euros.


También en los países árabes
Grupo ACS, adjudicataria con una filial de Sacyr Vallehermoso del Hospital Puerta de Hierro-Majadahonda y participante en la UTE ganadora de la construcción de Hospital La Fe de Valencia, por valor de 203 millones, junto con Edifesa y Lubasa, trabaja en la actualidad en un proyecto en Arabia Saudí. Se trata de un centro hospitalario y de asistencia sanitaria valorado en 244 millones de euros.

Otra de las constructoras que ha querido probar suerte en los países árabes es OHL, que construye en Doha (Catar) el Centro Médico y de Investigación de Sidra,

xxxxxx xxxx xxx xxxxx xxx

que constituye uno de los mayores contratos de la historia del grupo con un presupuesto de 1.841 millones de euros. Más cerca está construyendo Sacyr Vallehermoso. La compañía, que en 2005 se adjudicó junto con San José y Sánchez Lago las obras del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) –que aún no ha entrado en funcionamiento–, así como los centros hospitalarios de Parla y Coslada, en Madrid, ha llevado a cabo varios proyectos en Portugal.

En 2010, la compañía ganó la concesión de la construcción y explotación durante 30 años del Hospital Santo Espíritu, en Isla Terceira (Azores), en una UTE con otras empresas. El proyecto está valorado en 121 millones de euros. El mismo año Somague, un grupo de empresas de ingeniería y construcción propiedad de Sacyr, se hizo con la concesión –diseño, construcción y gestión durante 30 años– de un hospital en Braga, por valor de 120 millones de euros.

La compañía también logró en 2012 la concesión –construcción y mantenimiento durante 15 años de todos los elementos no clínicos–

xxxxxx xxxx xxx xxxxx xxx

del mayor hospital de Chile, en Antofagasta, por valor de 200 millones de euros.

Como se puede comprobar, la experiencia y el prestigio obtenido por las constructoras españolas en los años del ‘boom’ de nuevos hospitales está sirviendo ahora para que estas empresas puedan capear la crisis con mayor solvencia. El conocimiento y saber hacer de aquellos años de esplendor, en los que todo presidente autonómico quería poder inaugurar ‘su propio’ hospital (en ocasiones de cara a su electorado) está siendo rentabilizado por la marca España, que queda ‘impresa’ en los ladrillos de los centros sanitarios de medio mundo.