¿Quiere recibir Revista Médica en su correo de forma gratuita?
29/12/2013 n165
El Celador
El Rey se olvida
de la sanidad
Me pueden llamar corporativista o lo que sea, pero que el Rey, en su discurso de Nochebuena, se olvidara de mentar a la sanidad, a mí me ha sentado a cuerno quemado. Que si la corrupción, que si ‘puyitas’ al independentismo catalán, que si el paro… Si está claro que todos esos temas interesan. Solo hay que coger las encuestas del CIS y ver que son preocupaciones ciudadanas, pero es que la sanidad también, Don Juan Carlos.
Yo he echado de menos un apoyo a la sanidad en general, ya no entro ni si en públicas o en privadas. Una referencia al menos, porque con esto de la crisis y los ‘apretujones’ de cinturón que nos han pedido, todos los profesionales que trabajamos en este sector hemos hecho sacrificios (nos han ‘animado’ a hacerlos, más bien). Y parece que se agradecería que el monarca nos hiciera un guiño televisado.
Y si no un gesto particular para los trabajadores, por lo menos unas palabras amables para que los pacientes, a los que tanto miedo se ha metido con los recortes, vayan más tranquilos al hospital o al centro de salud. Igual que los Reyes Magos traen un mensaje de paz y felicidad todos los años, el Rey debería también calmar un poco los ánimos. Que aproveche que tiene sentadas ante el televisor a millones de familias dispuestas a devorar langostinos.
Yo le recomiendo que el año que viene meta un parrafito que seguro va a gustar mucho. Es el siguiente: “Y vaya desde aquí mi felicitación y la del Príncipe de Asturias para todos esas personas que en estas fechas hacen posible que los pacientes pasen lo mejor posible la Navidad”. Así todos los que nos hemos ‘chupado’ una guardia en estos días festivos y sabemos lo duro que es, seremos un poco más monárquicos.