¿Quiere recibir Revista Médica en su correo de forma gratuita?
22/12/2013 n164
Elecciones
en el Colegio de Médicos de Madrid
La presidenta Sonia López Arribbas (en el centro), con Miguel Ángel Sánchez Chillón, el candidato que se quedó a menos de 70 votos de ganar, y Asunción Rosado, del equipo de éste
Revista Médica
Transcurrido un año y medio del mandato de Sonia López Arribas, el enfrentamiento en el seno de su junta directiva es insostenible y la convocatoria de elecciones se presenta como la única alternativa digna de la centenaria historia de la corporación.


¿Una institución puede funcionar con normalidad con un enfrentamiento abierto e irreconciliable entre su presidente y el resto de la junta directiva? ¿Está legitimada moralmente una junta directiva para gobernar contra los deseos del candidato que eligieron los colegiados? Ambas preguntas coinciden en una respuesta lógica: no, aunque en el Colegio de Médicos de Madrid se esté yendo contra la normalidad desde hace meses.

Así posaba Sonia López Arribas el 24 de mayo de 2012 con su junta tras conocer los resultados electorales

Sonia López Arribas ganó por poco más de 70 votos de diferencia las elecciones de mayo de 2012 con una participación pírrica que rondó el 13 por ciento, de un censo de 39.000 facultativos. "Ahora comienza una nueva época en el Colegio", dijo a las pocas horas en la página web de su candidatura. Lamentablemente se equivocaba. Si el mandato de sus predecesores Juliana Fariña y Miguel García Alarilla (2000-2012) llevó al Colegio de Médicos de Madrid al desprestigio, su relevo al frente de la institución ha venido a confirmar la línea decadente de la corporación. De fondo, la perenne sombra de que es la correduría de seguros Uniteco Profesional la que maneja la corporación y la que enturbia el día a día en la sede de la Calle Santa Isabel.

Pero esta acusación contra Uniteco Profesional, que ha aparecido en prensa generalista y especializada en multitud de ocasiones desde hace una década, y que ha sido esgrimida por las candidaturas alternativas a Fariña y López Arribas, parece que no hace mella entre el electorado. Al menos eso han demostrado las cuatro elecciones celebradas desde 2000,

Miguel García Alarilla, expresidente colegial y candidato en 2012, junto a Guillermo Sierra, también candidato en los comicios celebrados en la corporación en 2008 y 2012

vencidas sistemáticamente por las candidatas a las que se ha relacionado con esta empresa. Poco espacio queda para la crítica si el colegiado opta por esa opción sistemática y mayoritariamente.

Pero la situación actual trasciende incluso la relación de Uniteco con el Colegio de Médicos. El problema radica en que no está gobernando quien decidió el colegiado. La junta directiva se ha quebrado en dos. Por un lado la presidenta, y por otro la vicepresidenta, Ana Sánchez Atrio, y los siete miembros restantes de la junta. Ambas llevan unos meses más pendientes de acusaciones mutuas que de atender las necesidades propias de la institución, lo que ha provocado, por ejemplo, un notable retraso en la configuración de la asamblea de compromisarios.

“Al poco apoyo que recibió este equipo se suma su trayectoria a la deriva”, explica Miguel Ángel Sánchez Chillón, el candidato que en mayo de 2012 fue la auténtica revelación al quedarse a solo 64 votos de ser presidente. No es el único que piensa así. Guillermo Sierra, expresidente de la OMC, candidato también en 2008 y 2012 a presidir la corporación madrileña, y a quien la rumorología sitúa en la órbita de Uniteco, está en la misma línea. Considera que la 'guerra' abierta entre López Arribas y su vicepresidenta Ana Sánchez Atrio, que ha llegado incluso en forma de denuncia a la Organización Médica Colegial (OMC), es una situación “lamentable y kafkiana”. Sierra subraya que “el colegio debería dejarse de luchas internas y preocuparse por la defensa de los profesionales, que es su cometido” y puntualiza: "la junta directiva no es quien retira su confianza a la presidenta, sino los colegiados, que son los que la han votado”. García Alarilla va más allá. “La junta directiva que ganó no fue nombrada por la presidenta, sino por las personas de la empresa que dio sustento electoral a esta candidatura”, y considera “lógico” que se convoquen elecciones. “Las luchas internas en el colegio suponen que no realice las funciones que le son propias en la defensa de la profesión”.

El consejero de la Comunidad de Madrid Javier Fernández-Lasquetty presidió la toma de posesión de Sonia López Arribas, acompañado por el presidente de la Organización Médica Colegial, Juan José Rodríguez Sendín, y el presidente de la Comisión Científica y de Investigación del Colegio, Melchor Álvarez de Mon


En la inestabilidad de la junta directiva madrileña ha tenido que terciar hasta la propia ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato. Lo hizo en abril de este año, cuando en su discurso en la toma de posesión del presidente de la OMC, Juan José Rodríguez Sendín, celebrada en la sede del Colegio de Madrid, mostró su apoyo directo a Sonia López Arribas, “que me consta que está haciendo muy buena gestión”, dijo.

Pero está claro que López Arribas, por mucho carácter que otorgue ser psiquiatra militar, no puede afrontar dos años y medio frenada por el resto de miembros de la junta directiva, y éstos no tienen la legitimidad que dan los votos directos de los colegiados para poder gobernar. Las urnas son el único camino para devolver la normalidad colegial a los 39.000 médicos que ejercen en Madrid.

Los protagonistas

Sonia López Arribas. Presidenta del Colegio de Médicos de Madrid desde mayo de 2012. Psiquiatra del Hospital Gómez Ulla y oficial de las Fuerzas Armadas. Su talón de Aquiles durante el año y medio de presidencia ha sido su hombre de confianza, Antonio Mora, al que convirtió en su asesor personal con sueldo de alto directivo, lo que le costó el descrédito de la asamblea, que le echó para atrás los presupuestos de 2013 por este motivo.

La vicepresidenta del Colegio de Médicos de Madrid, Ana Sánchez Atrio, y el presidente de la Organización Médica Colegial, Juan José Rodríguez Sendín


Ana Sánchez Atrio. La vicepresidenta que quiere ser presidenta. Reumatóloga del Hospital Universitario Príncipe de Asturias de Alcalá de Henares. Alumna aventajada de Melchor Álvarez de Mon, catedrático de Medicina en la Universidad de Alcalá y cerebro en la sombra de la candidatura que encabezó López Arribas en mayo de 2012. Quiere demostrar con un correo electrónico enviado por el marido de López Arribas que la presidenta ha vulnerado “la privacidad y confidencialidad” de la junta directiva, un caso que ahora está sobre la mesa de la OMC, que ha nombrado una comisión de investigación.

Miguel Ángel Sánchez Chillón. Médico de familia. Expresidente de Médicos del Mundo. Ligado a la llamada 'marea blanca' contra la externalización sanitaria anunciada en la Comunidad de Madrid. Comenzó el mandato de López Arribas como opositor. Sin embargo, los acontecimientos vividos en la sede de la Calle Santa Isabel en los últimos meses han hecho que esté más cerca ahora de la psiquiatra y que su objetivo a batir sea Sánchez Atrio. Enemigo de Uniteco Profesional, empresa que le ha denunciado ante la Justicia por “perjudicar el honor, la imagen pública y el fondo de comercio” de esta empresa.

Sonia López Arribas, entonces candidata a presidir el Colegio de Médicos de Madrid, ante un cartel con las fotos de los integrantes de su equipo, ahora enemistado con ella


Juan José Rodríguez Sendín. Presidente de la Organización Médica Colegial (OMC). Tradicionalmente, la corporación nacional ha mirado para otro lado en las múltiples polémicas surgidas en torno al Colegio de Madrid, desde tiempos de Juliana Fariña, escudándose en la independencia de los estatutos provinciales. A la OMC le viene muy bien un Colegio de Madrid debilitado, que no le reste protagonismo ni ejerza el verdadero potencial que supone ser la voz de 39.000 colegiados.

Rosa María Pérez. Presidenta del Colegio de Médicos de Lérida. Nombrada por la Asamblea de la OMC instructora del expediente por la denuncia de Sánchez Atrio contra López Arribas por el correo electrónico del marido de ésta.

Gabriel Núñez, presidente de Uniteco

Pérez es una presidenta muy de la línea de Rodríguez Sendín. Incluso se ha barajado su nombre para ser la primera mujer que entre en la Comisión Permanente de la OMC cuando se apruebe la segunda vicepresidencia. Sería extraño que la denuncia prosperase en este ambiente.

Gabriel Núñez. Fundador y presidente de Uniteco Profesional, con una trayectoria de medio siglo en el sector de los seguros. Ha expresado de forma pública su apoyo personal a Juliana Fariña y a Sonia López Arribas en las elecciones que ganaron respectivamente (2000, 2004 y 2008; y 2012). Se comenta en el sector que López Arribas se ha opuesto a una reforma estatutaria que estaría diseñada a medida de la correduría, y ahí habrían comenzado sus enfrentamientos con el resto de miembros de la junta directiva, algo que desde esta empresa niegan.

El correo electrónico de la discordia
La ruptura definitiva de la relación entre Sonia López Arribas y Ana Sánchez Atrio ha llegado en noviembre a raíz de un correo electrónico que habría enviado el marido de la primera a Asunción Rosado, integrante del equipo de Miguel Ángel Sánchez Chillón en las últimas elecciones, y que se dice que la propia Rosado habría pasado por el registro colegial. En el texto de este e-mail se califica como “megalómana pirada” a Sánchez Atrio, y la vicepresidenta cree que se ha vulnerado “la privacidad y confidencialidad” de la junta directiva.