¿Quiere recibir Revista Médica en su correo de forma gratuita?
15/12/2013 n163
El Celador
Si Mandela hubiera sido español
Qué sensación extraña me ha dejado la muerte de Nelson Mandela. Me ha dado penita, porque se va un símbolo de la historia, un hombre que en las distancias largas (porque mira que debe estar lejos Sudáfrica) parecía afable, bonachón y bueno. Al menos así le pinta la película esa del rugby que ha echado Antena 3 aprovechando el tirón.
Yo le recuerdo con la imagen de ancianito que tenía en el Mundial de fútbol de 2010. Sí, aquel que ganamos gracias a ‘Iniestita de mi vida’. Un viejecillo de noventa ‘tacos’, de esos que veo yo por mi hospital a veces, desvalidos, casi todos dependientes y polimedicados, como dice mi ‘amiguete’ el MIR. Y pensando en ese Mandela tan mayor, tan venerado, tan mimado por todos en su última etapa, me pregunto cómo hubieran sido sus últimos días de haber vivido en España.
Para empezar, tendría que haber copagado los medicamentos, porque seguro que tenía buena pensión. Después, las ayudas a la dependencia no le hubieran dado para mucho, visto cómo está el patio. También se tendría que haber rascado el bolsillo de necesitar alguna ambulancia para el traslado de su casa a un hospital, o si tuvieran que colocarle una ortoprótesis. Eso por no hablar de las listas de espera, que a lo mejor el hombre tenía un juanete doloroso y con él se iba a quedar meses y meses. Que lo veo yo en mi hospital eso, que no me lo invento.
Imagino que la sanidad surafricana no estará mejor que la nuestra, eso sí que también tengo que decirlo. Porque aquí nos quejamos, pero porque estamos muy bien acostumbrados a que nos mime el papá Estado. Claro que nuestros impuestos nos cuesta. Si Mandela hubiera sido español, además de pasar una vejez ‘copagando’, puede que hubiera ahora un ministro de Sanidad negro. O no.