¿Quiere recibir Revista Médica en su correo de forma gratuita?
15/12/2013 n163
Carlos Macaya:
“Le coloqué un ‘stent’ a la Madre Teresa”
El nuevo presidente de la Federación de Asociaciones Científico Médicas Españolas (Facme) lamenta la “excesiva dedicación a la profesión” que ha marcado su vida. Una dedicación que le ha dejado poco espacio a la familia y a las aficiones. Hincha del Barça por contradicción, Macaya reconoce que colocarle un ‘stent’ a la Madre Teresa de Calcuta fue, junto con su boda, un punto de inflexión vital. Mandela, Gandhi u Obama son otros personajes a los que les gustaría haber tratado. Amante de las “cosas buenas”, reconoce tener algún coche “muy bonito” y se marca como reto retirarse de la profesión “dignamente y a tiempo”.
Textos:
Javier Leo

Imagen:
Miguel Ángel Escobar
Pablo Eguizábal
¿Quiénes han sido los héroes de su vida?
Mis héroes, mis ídolos, mis referencias son aquellos a los que he conocido directamente. A nivel personal la figura que más impacto tuvo en mí hasta los 20 años fue mi padre. Por su comportamiento, muy fiel siempre a sus principios y a sus ideas. Es mi referente, sobre todo en sus luces. En el profesional tengo al doctor Alfonso Merina, de Las Palmas de Gran Canaria, del que aprendí que la imaginación es infinita, y a Pedro Zarco, que me enseñó a darle un trato exquisito al enfermo y también a asumir la independencia con respecto al poder y la lealtad a los principios en los que uno cree.

Si tuviera que elegir un punto de inflexión vital ¿cuál elegiría?
Indudablemente cuando uno se casa, eso es una realidad, y si además se es padre [en dos ocasiones, uno de sus hijos seguirá sus pasos] evidentemente eso marca mucho a nivel personal. En mi desarrollo profesional, diría que impulsar las primeras intervenciones terapéuticas para problemas congénitos en recién nacidos, que fueron pioneras en Europa e hicieron que se elevara mi cotización profesional. También destacaría el implante de los primeros ‘stent’ coronarios, a finales de los 80, que tuvieron un éxito enorme y gracias a ello se ha generalizado su uso a nivel mundial. Eso ha tenido una gran recompensa y un reconocimiento que te sube mucho el ego.

xxxxxx xxx xx xxxxx xx xxxx


¿Qué historia cree que será la favorita de sus nietos?
Mi viaje a Calcuta, cuando traté a la Madre Teresa. Fue un impacto importante en mi vida. Pero no por eso me caí del caballo como San Juan. Llegué en el año 1993. Yo era una de las personas que más experiencia tenía en la colocación de ‘stent’. A la Madre Teresa ya se le había implantado uno en Estados Unidos, pero no quiso ir allí, no quiso salir de India, ni siquiera de Calcuta, no quería ir ni a Nueva Delhi. Por eso me llamaron un mes de septiembre y allí estuve 11 días a su servicio. Fue muy interesante conocer a este personaje histórico y parte de la obra que había hecho en un medio tan duro como lo es Calcuta. Una de las ciudades más pobres, míseras y duras del mundo. El trabajo de la Madre Teresa está totalmente entregado al prójimo, al ser menos valorado, totalmente marginado. Ver cómo recogen a aquella gente enferma desamparada y la llevan a morir con dignidad es impactante. Observar eso te empequeñece como persona porque tú crees que estás haciendo grandes cosas en la vida, que estas salvando gente, y te das cuenta de que hay otras personas que están haciendo toda esa labor en el día a día en la más absoluta austeridad. En la casa donde vivía la Madre Teresa, en el cuartel general de estas monjitas, no había ni agua caliente. Lo único que había era un teléfono y un telégrafo.

¿Cómo es tener a la Madre Teresa como paciente?
Me impresionó mucho ver el físico de esa mujer tan pequeñita, que además tenía una cifoescoliosis que le hacía más pequeña aún. Muy delgada, pero con un carácter tremendo. Era una mujer que mantenía firmes a todas las novicias y que exigía una disciplina tremenda, empezando por ella misma.


Gandhi y Obama, pacientes ‘potenciales’

¿A qué otro personaje relevante le habría gustado poner un ‘stent’?
Me hubiera gustado tratar a Nelson Mandela, poder verle antes de morir. O a Gandhi o al Padre Ferrer, más que a un presidente de un Gobierno, que es una cosa, no efímera, pero sí transitoria y temporal. El valor innato de las personas está en ellas, independientemente del cargo que tengan. Barack Obama es un gran personaje que también me gustaría tratar, porque pasará a la historia como un hombre de Estado, un gran hombre. Para mí tiene mucha más referencia una persona de esta categoría que se entrega a la sociedad que un político que, por así decirlo, es su obligación dedicarse al servicio público.

¿Qué reto le queda por cumplir a Carlos Macaya?
El reto de saberme retirar dignamente y a tiempo. Una retirada a tiempo es una victoria. El reto más importante para cualquier profesional cuando uno ve y analiza lo que hacen compañeros mayores es dejar un buen legado. Dejar un buen grupo de compañeros a los que has formado, que estén dirigiendo servicios en España. Ver que sus triunfos son tuyos. Eso y poder disfrutar desde fuera de la Cardiología sería lo ideal después de dejar la presidencia de Facme.

xxxxxx xxx xx xxxxx xx xxxx


¿Será difícil retirarse a tiempo?
Creo que sí. Es una decisión difícil, no hay retorno. No es como los toreros que se cortan la coleta, les crece el pelo y vuelven. Después de Facme tengo todavía unos años de vida académica porque soy catedrático de la Universidad Complutense de Madrid y eso me permitirá trabajar hasta los 70 años. Otra opción es tomarme unos años sabáticos. Últimamente voy mucho a Sotillo de Ladrada, en Ávila, donde mi mujer tiene tierras y algunos caballos. Vivir ahí parte de mi vida no estaría mal. Más que conocer nuevas cosas lo que haría es disfrutar de las que he conocido pero no he podido dedicarles el tiempo que se merecen. La verdad es que quizá he tenido lamentablemente una excesiva dedicación a la profesión. Sobre todo en Madrid [trabajó también en Las Palmas y en Granada]. Es una gran ciudad donde hay un potencial de desarrollo tremendo. Y he tenido relativamente poca dedicación no solamente a las aficiones. Estoy en deuda impagable con mi familia, a la cual le he dedicado poco tiempo.

Ese tiempo que le deja libre la profesión y la familia ¿a qué lo ha dedica?
Sobre todo me gusta dedicarlo a la lectura. Leo seis u ocho libros al año. De dos tipos, o bien me gustan los ensayos y los estudios con un análisis social o bien la novela histórica. Me quedo con Mario Vargas Llosa y Gabriel García Márquez como autores favoritos.

xxxxxx xxx xx xxxxx xx xxxx


¿Le gusta el fútbol o prefiere otro deporte?
Me gusta el fútbol y soy declarado seguidor del F.C. Barcelona. Y además me encanta ser del Barça en Madrid, porque me gusta la polémica y la discusión. De hecho, si me hubiera quedado en mi pueblo [de Lérida] sería del Real Madrid, por chinchar. Pero en las épocas gloriosas y en las menos gloriosas, siempre he sido del Barça. Y prefiero el de Guardiola antes que el de Cruyff, porque las alegrías más recientes las recuerdas mejor.

¿Aficionado a los coches?
No soy un experto en coches. Lo que me gustan son las cosas bonitas y buenas. Sí es verdad que tengo algún que otro coche muy bonito y que me gusta disfrutar de ellos, pero comedidamente. No soy un entendido.


“El médico solo no puede”

¿Los médicos miran por encima del hombro al resto de las profesiones sanitarias?
Puede ser que algún médico mire por encima del hombro al resto de profesiones sanitarias, pero pobre de él porque son importantísimas. El médico haría muy poco sin el resto de profesionales. Es cierto que depende del tipo de especialidad, porque si uno quiere hacer solo una labor de consultorio en su casa probablemente necesite menos que una enfermera. Pero la medicina actual necesita del resto de las profesiones, de enfermería, de auxiliares, de técnicos, de celadores, etc. Es imprescindible, el médico solo no puede. A ese médico que mire por encima del hombro le auguro poco éxito, más bien fracaso.

¿Cuál es la parte mala de las sociedades científicas? ¿Qué es lo que no le gusta?
No me gusta uno de los puntos débiles de Facme, que es no tener una infraestructura ni una logística para mejorar la relación entre las sociedades. Creo que uno de los objetivos a nivel interno debe ser mejorar la comunicación de las sociedades. Que nos conozcamos más. Hay especialidades con fracturas, por varias candidaturas o varias sociedades. Lo ideal sería que se complementasen y se vieran en el espejo de la mejor. Facme tiene una infraestructura muy limitada y esa es una de las razones por la cual hemos elegido una Junta Directiva fuerte, para intentar conseguir que todas las sociedades vayamos al unísono.

xxxxxx xxx xx xxxxx xx xxxx


¿Cómo se puede defender la independencia de las sociedades cuando gran parte de su financiación depende de la industria?
Es un tema muy actual a nivel mundial. Estados Unidos lo resolvió hace tiempo pero en Europa es una asignatura pendiente. Acabar de alguna forma con la dependencia de las sociedades europeas y españolas con la industria farmacéutica y de la tecnología sanitaria. Actualmente las cuotas de los socios cubren a duras penas la infraestructura mínima de sede y personal. La formación continuada sí se puede regular haciendo que la industria haga donaciones directamente para actividades de formación, pero sin ningún tipo de restricción, para que su capacidad de influir sobre los temas de los simposios sea más limitada. Otra alternativa es que la Administración nos dé un mayor papel como asesores. En cualquier caso hace falta más transparencia. Pero yo creo que España está cambiando y las sociedades también.