¿Quiere recibir Revista Médica en su correo de forma gratuita?
02/12/2013 n161
El Celador
Un Robin Hood para la sanidad, ¡ya!
Es una cosa que ya sabía, pero verla escrita en los periódicos me ha llenado de rabia: los ricos son los que más defraudan a Hacienda en este país. Lo dicen los técnicos de este ministerio, que no me lo invento yo, y dicen que se vienen ‘ahorrando’ 42.000 millones de euros al año. Lo que me gasto yo en ‘cafeses’ de aquí a la eternidad, vamos.
“¿Te imaginas –le he preguntado a mi ‘compi’ Manolo-, que se podría hacer con 42.000 millones de euros?”. “Pues yo me iba a mi pueblo y me dedicaba a sacar tomates, lechugas y repollos de mi huerta”, me ha contestado él, sin levantar la vista del churro que estaba mojando en el café de media mañana. Esa es sin duda la versión más mundana de lo que se puede hacer con ese ‘pastizal’.
Fumando el ‘cigarrito’ con mi colega el MIR he escuchado otra bien distinta. “¿Has visto todas las manifestaciones y huelgas que ha habido en la sanidad, y la de compañeros interinos que han echado a la calle estos últimos años? Pues con esos 42.000 millones que nos están ‘birlando’ los ‘ricachones’ no habría debates sobre si la sanidad es sostenible; sobre si los dependientes y sus cuidadores deben cobrar prestaciones por el drama que están viviendo; no estarían revisando la cartera de servicios que presta la sanidad pública, y además se incorporarían sin problema los avances tecnológicos y farmacéuticos”.
Me ha dejado helado, y me he acordado del ministro Montoro, y de la ‘madre que parió’ a su amnistía fiscal. Yo soy un simple celador, pero orgulloso de la importancia que tiene mi responsabilidad. Y me siento parte del sistema sanitario como el que más. Por eso me duele que unos ‘forraos’ se estén riendo en la cara de todos robando un dinero que hace falta a mucha gente enferma que lo está pasando mal, y me gustaría ser un ‘Robin Hood sanitario’ que pudiera hacer justicia social. A veces sueño despierto.