¿Quiere recibir Revista Médica en su correo de forma gratuita?
07/10/2013 n153
El Celador
Una película MIR no apta para pacientes
Este jueves un ‘coleguita’ residente que me he echado en el hospital (de esos de salir a fumarte el cigarrito) me ha invitado al estreno de una película sobre los MIR. Yo, que me he enganchado sucesivamente con ‘Anatomía de Grey’, ‘House’ y ‘Hospital Central’ en la tele, no he podido resistir la tentación, y ahí me tenías este jueves, en medio del anfiteatro del Colegio de Médicos de Madrid, codeándome con los jerifaltes de la profesión.
A mí la película me ha parecido un puñetazo en la cara a los médicos. Los asistentes a la proyección, casi todos médicos ‘yogurines’, han quedado muy contentos y no entiendo por qué. No sé por qué están tan felices al verse reflejados en los protagonistas: solitarios, adictos a variopintas sustancias y frustrados ¿Qué bien puede hacer a su imagen esta película?
Menos mal que se va a proyectar solo en los colegios de médicos, para regocijo de ellos mismos, porque si los pacientes la ven, no vuelven a pisar un hospital. Además, confieso que no he entendido el paralelismo entre la situación de los residentes protagonistas y la desaparecida estación soviética Mir. Debe ser que los celadores, como somos gente llana, no cogemos ciertos guiños.